Cremalleras Para Estanterías 

Una cremallera es un perfil que queda fijado en la pared y que hace posible graduar la altura de las cartelas y de sus baldas. Gracias a la combinación de las cremalleras con las cartelas (escuadras en las que se encajan las cremalleras y donde, a su vez, se sitúan baldas de diferentes materiales como cristal, metal o madera) podemos fabricar de manera fácil y económica estanterías donde tenerlo todo ordenado. En MÁS FERRETERÍA trabajamos sobre todo productos de la marca Alma, que, gracias a su calidad y variedad, permiten dar a los muebles un aspecto distinguido, elegante y personalizado, logrando así una estantería hecha totalmente a la medida del cliente.

Leer más...

Fabricante
Precio
Filtros

Cremalleras para profesionales y particulares

Existen dos sistema de cartelas y cremalleras. El primero, el sistema sencillo, es idóneo para baldas individuales, ya sean de cristal, metal o madera. Para este, necesitaremos cartelas y cremalleras sencillas que se adapten tanto a la longitud del espacio, como al peso que va a soportar la estantería en cuestión. En cambio, si lo que se busca es disponer baldas de manera modular (varias columnas) será necesario recurrir a un sistema doble, con cremalleras y cartelas también dobles. Esta segunda forma es la necesaria también para las baldas de rejilla hechas de madera. De acuerdo con los cálculos, una cartela doble no deberá sobrepasar nunca los 50 kilos de peso ni una sencilla los 60 kg.

La instalación de las cartelas y las cremalleras es una tarea sencilla, rápida y que no requiere demasiado esfuerzo. Lo primero es atornillar mediante tacos y tornillos la cremallera en su pared correspondiente. Es recomendable para este paso ayudarse de un nivel para garantizar la correcta orientación de la cremallera. En segundo lugar, hay que encajar las cartelas con las cremalleras a la altura que necesitemos. Finalmente, fijamos la balda y comprobamos que todos los elementos están asegurados correctamente.