Molduras Profesionales 

Las molduras son un elemento polivalente que se emplea, generalmente, para realizar remates o adornos en las paredes y en los techos. Del mismo modo, las molduras también se emplean para disimular u ocultar grietas, cables u otras imperfecciones de nuestro hogar. También es muy habitual que se usen para rematar o para proteger las paredes del roce de sillas, muebles u otros elementos que dejan esos molestos arañazos en las paredes. Además, se adaptan perfectamente a la decoración de las diferentes estancias de la casa gracias a sus diferentes medidas, colores y acabados. Otro dato al respecto es que se pueden pintar al gusto de forma sencilla y económica, solo con pintura acrílica.


Leer más...

Más sobre Molduras

La mayoría de las molduras están hechas de los siguientes materiales: polietileno, poliestireno y poliuretano. Esto se debe a que los materiales citados son los más ligeros y manejables, ya que se cortan fácilmente con un serrucho de costilla y se pegan con adhesivo apto para estos materiales plásticos, sin necesidad de realizar agujeros en las paredes. También son muy recomendables para los techos porque como pesan tan poco son muy cómodos y se trabaja con ellas sin esfuerzo.



En cuanto a su instalación, ya hemos dicho que es algo sencillo y abarcable incluso para aquellos que están realizando sus primeras tareas de bricolaje. Antes de instalar las molduras, es necesario preparar la superficie: las paredes y el techo deben estar limpios, lisos y secos. Las placas se instalan de manera muy fácil e intuitiva. Cuando ya hemos hecho el cálculo del número de placas que necesitamos, se dejan en la habitación donde se vayan a instalar unas 24 horas antes, para que se aclimaten al ambiente. El tamaño más común es de 50 x 50 cm. Si es necesario hacer cortes, puedes utilizar un cúter o una sierra de costilla. La colocación se hace mediante adhesivo de montaje o cola para poliestireno.