Masilla Epoxi, Refractaria y Adhesiva 

Si estás pensando en arreglar las paredes de tu hogar, debes saber que es fundamental prepararlas antes de pintar porque solo así se logra un acabado óptimo. Por eso, primero tenemos que analizar la superficie puesto que, según las características de la casa y del uso que se le ha dado a la habitación, vamos a observar unas paredes más sufridas que otras. En conclusión, realizar un buen tratamiento de los desperfectos de la pared es un factor condicionante de su resultado final. La forma correcta de aplicar la masilla es en pequeñas cantidades y valiéndose de la ayuda de una espátula.


Leer más...

Más sobre Masilla

La masilla es un tipo de pasta que se emplea para reparar y rellenar grietas, fisuras o concavidades de una superficie dejándola plana. Dentro de las masillas existen numerosos tipos. Cada uno de ellos cuenta con unas características propias que los hace más apropiados para según qué clase de actividades. Algunos de los más usados son los siguientes:

  • Masilla especial para zonas húmedas: Se utiliza para rellenar e impermeabilizar cualquier tipo de grieta. Es una buena solución gracias a que tiene una aplicación rápida y sencilla. Su composición está pensada para garantizar un efecto instantáneo, incluso en ambientes húmedos o con presencia de agua.

  • Masilla para tejados: Esta masilla se utiliza para el sellado de tejas y goteras y, además, se puede pintar, lo que permite que pase inadvertido al elegir el mismo color en el que están pintadas las tejas.

  • Masilla para grietas de alto movimiento: Es una masilla extremadamente flexible que se usa con todo tipo de materiales y que actúa igualmente bien en exteriores como en interiores.

  • Masilla multiusos: Su principal ventaja es que es apta para todo tipo de materiales. Está pensada para el sellado elástico de grietas, juntar, tuberías, etcétera, y es aplicable en exteriores y en interiores.