Recambios para Cisternas 

El mantenimiento de la cisterna de nuestro cuarto de baño no debería ser una tarea difícil. A pesar de ser un sistema formado por varias piezas y conjuntos de ellas, a penas requiere de mantenimiento. Sin embargo, es conveniente tener ciertas nociones de cómo reparar una cisterna por si tenemos algún problema, así como disponer de una tienda de confianza donde poder adquirir todos los recambios necesarios para nuestra reparación.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Recambios

Las averías de cisterna, al contrario que el resto de averías relacionadas con la fontanería que pueden darse en nuestro cuarto de baño, son una tarea sencilla para la que no se necesitan herramientas especializadas ni tampoco tener altos conocimientos de fontanería ni de bricolaje.


La clave para saber si hay algún problema en nuestro sistema está en mirar si tras haber pasado algunos segundos de la descarga de agua producida por pulsar el botón sigue cayendo agua. Si después de aproximadamente treinta segundos observamos que el agua sigue vertiéndose, da igual si es en gran cantidad o solo un pequeño hilo, es síntoma de que algo va mal en el interior de la cisterna. Las causas pueden ser varias, pero todas se solucionan de manera sencilla. Basta con conseguir el recambio de la pieza que esté afectada y sustituirlo. Esta es una tarea que como mucho te robará quince minutos de tu día.


Entre los recambios más habituales para cisternas encontramos las boyas o flotadores y las juntas. Para sustituir los primeros: cerraremos la llave del agua, sacaremos la tapa de la cisterna y después separaremos el tirador con ayuda de un alicate. Tras esto, toca desenroscar la pieza. Una vez hayamos sustituido el antiguo flotador por el nuevo recambio, es recomendable abrir el paso de agua y comprobar que el flotador corta correctamente el paso de agua. Respecto a las juntas, debemos comprobar que no estén rotas, gastadas o en mal estado, de lo contrario, el agua se escapará.