Juntas de Fontanería 

Una junta es una pieza que está hecha de goma u otro material flexible. Esta se coloca en la unión de dos tubos o partes de un aparato para asegurar su unión. Dentro del amplio abanico de las juntas, existen diferentes tipos que dependen de la función que estas deban cumplir.


Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Juntas


Las juntas planas, también conocidas con el nombre de estanqueidad, son unas piezas hechas de un material adaptable y que permiten para sellar la unión entre dos elementos entre los cuales se almacena algún tipo de fluido, ya sea agua, aceite, lubricante u otro tipo de fluidos afines. El papel de estas juntas es el de evitar que se produzcan fugas de los fluidos antes mencionados hacia el exterior. De esta manera, las juntas permiten que sea posible ahorrar costes en el mecanizado de las superficies de unión, puesto que no es necesario que entre ellas exista un acoplamiento totalmente precioso, pues, gracias a las juntas planas, estos pequeños errores de encuadre quedarán fácilmente corregidos mediante la colocación de esta junta.

El material con el que se construyen las juntas puede ser muy variado y será diferente según aplicación en las que se vaya a emplear dicha junta. De este modo, podemos encontrar juntas que están hechas de silicona, caucho, metal, fibra de vidrio u otros, como el fieltro o los polímeros.

Del mismo modo, entre juntas de la misma clase existen otras divisiones según las características propias que presente cada una de ellas. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • De sellado estático: Tiene lugar entre superficies sin movimiento entre ellas.
  • De sellado dinámico: Para superficies que poseen un movimiento relativo de una respecto la otra.
  • Toricas: Son juntas de goma usadas para en aplicaciones estáticas. Su principal incoveniente es que la luz del sol les afecta mucho, haciendo que se endurezcan o se rajen.