Racorería: Codos para Grifos, Conexiones y Latiguillos 

Un racor es una pieza que se coloca al final del recorrido interno del serpentín, que sirve para poder unir la llave al radiador. El adaptador es la pieza que une los tubos de la instalación de la calefacción que tengan distinto diámetro a las llaves que suministramos nosotros. De manera más sencilla y universal, se podría decir que la racorería se encarga de fabricar piezas hechas de metal con o sin roscas internas en sentido inverso. Tales piezas se utilizan para unir tubos, por ejemplo los cuadros de bicicletas, u otros perfiles cilíndricos.


Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Racoreria

Existen varios tipos diferentes de racores. Algunos de los más populares son los siguientes:

  • Racores automáticos: Este tipo de racores están construidos con latón niquelado. Gracias a su fabricación, que cumple con todos los controles y emplea la más avanzada tecnología, estos racores se convierten en la herramienta mas eficaz para garantizar la mayor eficacia, seguridad y fiabilidad que necesitan tus instalaciones.
  • Racores resina acetálica: Su fabricación sigue en la línea de los racores automáticos que acabamos de mencionar. Estos constan de un cuerpo compacto en resina acetálica que asegura una mejor resistencia y una sujeción más precisa de las partes metálicas.
  • Racores rápidos: Racores de acoplamiento rápido con tuerca de fijación para tubería en plástico.La gama la componen todas las formas posibles para garantizar una total solución de aplicación en sus instalaciones.
  • Servoválvulas: Este tipo de racores tienen la función de garantizar la seguridad de las instalaciones. Como elemento de seguridad para instalaciones o máquinas que puedan ocasionar algún tipo de peligro. Su misión principalmente es la de bloquear de una forma instantánea y eficaz un cilindro neumático evitando graves accidentes.
  • Racores para mangueras: Son racores con sistema de cierre a bayoneta, muy útiles por su rapidez de montaje.