Tapas Sanitarias para Fregaderos 

Cada uno de los elementos de nuestro cuarto de baño es importante para dotar a este de una estética acogedora e higiénica que dé sensación de limpieza y cuidado

Leer más...

Más sobre Tapa

Si bien el cuarto de baño no es una de las estancias de la casa que más se vea, es necesario que le prestemos también la debida atención puesto que, al fin y al cabo, es el lugar donde empezamos nuestras mañanas tomando una ducha, afeitándonos, peinándonos, etcétera. Para ello, es un factor condicionante la tapa que elijamos para nuestra cisterna, ya que es uno de los lugares donde primero nos fijaremos.

 

Las cisternas son mecanismos complejos que están compuestos por múltiples piezas y, a pesar de ser un sistema formado por varias piezas y conjuntos de ellas, a penas requiere de mantenimiento. Sin embargo, es conveniente tener ciertas nociones de cómo sustituir aquellas, como la tapa, que pueden dar una personalidad totalmente diferente a nuestro cuarto baño. Antes de cambiar la tapa de nuestra cisterna por otra, es necesario que nos fijemos en cuál tipo tenemos en nuestro baño.

 

Podemos distinguir entre las más habituales tres formas:

 

Cisterna en arco: ha sido la más común hasta hace algunos años. Es aquella que tiene forma de semicírculo, de media luna o, como su propio nombre indica, de arco.

 

Cisterna cúbica: este tipo se ha convertido en la cisterna más popular quitándole su lugar a la cisterna de arco. Se caracteriza por tener forma cuadrada o rectangular.

 

Cisterna angular: esta clase de cisternas son las menos comunes y se dan en cuartos de baños de pocas dimensiones o con diseños muy complejos. Poseen una forma compleja y variable según las necesidades del usuario.