Cobre Puro Para Fontanería 

Existen muchos materiales que pueden actuar como conductores de la electricidad en un cierto grado; sin embargo, el cobre se ha alzado como el conductor por excelencia. Esto se debe a que este metal combina una conductividad muy alta con importantes características mecánicas. El cobre cuenta con unas propiedades de conducción excelentes, de ahí que sea uno de los materiales más utilizados en el sector eléctrico. Además, la resistencia del cobre a la electricidad es la más baja de todas las que podemos encontrar entre todos los metales no preciosos. También es bueno por presentar diversas ventajas en el traslado de corriente.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Cobre

Del mismo modo, los conductores en una instalación eléctrica sufren, de manera inevitable, dobleces y en ocasiones abuso mecánico. Ante tal situación, los conductores de cobre son más fuertes y tienen mayor resistencia mecánica que los conductores de aluminio o de aleaciones de aluminio. El cobre tiene un manejo muy sencillo y es fácil de usar puesto que el diámetro de un cable que esté hecho de cobre es menor y requiere de poco aislamiento en comparación con otros cables, hechos, por ejemplo, con aluminio.

Además, el cobre es más flexible, característica que disminuye el esfuerzo para doblarlo y colocarlo en posición durante la instalación. Los cables de cobre son más finos, lo que facilita en gran medida su transporte hasta el lugar de instalación sea fácil, pues se necesita de un carrete de menor tamaño, lo que hace posible su instalación en lugares donde el espacio es limitado.


Otro punto a favor del cobre es su alta resistencia a la corrosión, lo que le da una ventaja grande en las aplicaciones bajo tierra. Esta es la razón por la que las líneas aéreas en zonas costeras suelen construirse con cobre y no con aluminio. Finalmente, posee un bajo coeficiente de dilatación térmica, que implica una baja expansión cuando se calienta.