Termos Eléctricos 

Los termos eléctricos son unos depósitos de agua caliente que se colocan generalmente en los cuartos de baño de los hogares para que haya agua caliente para la ducha, la bañera, el lavabo, etcétera. Para usarlo, solo se requiere conectarlo a la red de agua sanitaria y enchufarlo a la corriente con toma de tierra.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Termo eléctricos

El termo eléctrico está en desventaja si hacemos una comparación entre él y los calentadores a gas, puesto que los termos eléctricos no ofrecen agua caliente ilimitada como los calentadores. Sin embargo y a pesar de eso, hay multitud de modelos de diferentes capacidades para calentar y acumular una cantidad suficiente de agua como para cubrir las necesidades del consumo de todo tipo de hogares.

Los termos de agua ofrecen diferentes tipos de resistencia eléctrica en función, sobre todo, de la naturaleza del agua (blanda, poco blanda, dura y muy dura). Así, esta resistencia puede ser blindada sumergida o cerámica envainada. Que elijamos una u otra resistencia tendrá que ver única y exclusivamente con la dureza del agua (cantidad de cal que contiene) del lugar en el que estamos viviendo:

  • Resistencia blindada: En este caso, van sumergidas en la cuba del termo de modo que permiten una transmisión directa de calor al agua. La ventaja es que el agua se calienta más rápido que con las resistencias envainadas. El inconveniente es que estas son más vulnerables ante la acción de la cal. Además, los arreglos son bastante menos económicos. Por lo tanto, las resistencias blindadas se recomiendan para aquellas zonas que tienen aguas blandas (con muy poca cal).
  • Resistencia cerámica envainada: Recomendada para aguas duras porque al no estar en contacto directo con el agua evita el efecto corrosivo de la cal. Es más fácil de sustituir ya que no hay que vaciar el termo para su manipulación pero tarda más tiempo en calentar el agua.