Sumideros 

Un sumidero es un sistema que sirve para evacuar el agua de cualquier superficie para evitar que se inunde o que los objetos cercanos se dañen. Es realmente útil instalar sumideros en superficies que van a estar expuestas a agua de manera continua, ya sea agua de lluvia o agua residual (terraza, piscina, plato de ducha de obra, spa…). Un sumidero es muy parecido a una válvula, la principal diferencia que hay entre estos dos es que el sumidero es capaz de asimilar más caudal de agua que la válvula. Además, estos se utilizan, sobre todo, en exteriores.


Leer más...

Filtros

Más sobre Sumideros

Por norma general, los sumideros están compuestos por una rejilla generalmente fabricada con PVC o con acero inoxidable, un sifón (o no), un tubo extensible y un cuerpo con salida vertical u horizontal. Es importante que si son de metal estén tratados especialmente para resistir en condiciones de alta humedad y fuerte presencia de agua, pues de lo contrario, pronto quedarán inservibles y, en caso de oxidarse, pueden ser muy peligrosos si están en zonas por las que se anda descalzo, como piscinas, spas, duchas, etcétera.

Existen principalmente dos tipos de sumideros:

  • Sumideros sifónicos: Los sumideros sifónicos, como su propio nombre indica, incorporan un sifón. Se recomienda optar por un sumidero sifónico en el caso de platos de ducha de obra o spas en cuyo espacio (el baño) no haya instalado ya un sifón. En el caso contrario, instalaremos un sifón individual.
  • Sumideros simples: Estos no incorporan un sifón. En terrazas expuestas a la intemperie bastará con instalar un sumidero simple, ya que su función es la de evitar el paso de los malos olores procedentes de las tuberías, pero al estar al aire libre, normalmente estos olores se disipan solos.