Desatascadores 

Un desatascador es un medio  mecánico o químico concebido, como su propio nombre indica, para  ayudar a eliminar los atascos en tuberías y/o desagües, generado normalmente por la acumulación de residuos sólidos en dicha tubería, que impiden que el agua circule con normalidad por la misma.

Leer más...

Desatascadores para profesionales y particulares

Cuando se trata de  una obstrucción relativamente pequeña en los desagües del hogar, podemos hacerle frente por nuestros propios medios, mientras que si ocurre en instalaciones más retiradas, o de un tamaño superior, como las fosas sépticas, los medios domésticos son insuficientes y deberemos acudir a una empresa de desatrancos.

Uno de los casos más comunes es el atasco del desagüe del fregadero de la cocina, usualmente por  acumulación de restos orgánicos en el mismo. Habitualmente, será suficiente con hacer uso de  un  desatascador de mano, que no es más que un mango al extremo del cual podemos encontrar una  especie de embudo con forma de acordeón, capaz de contraerse para hacer presión y realizar fuerza de succión para extraer el objeto que está provocando el atasco.

Si no fuera  suficiente con el desatascador manual, o en el caso de atascos en otras tuberías, como los desagües de la ducha o del WC, existen desatascadores químicos, líquidos extremadamente corrosivos que son capaces de desintegrar la materia que esté provocando el atasco, permitiendo que el agua vuelva a fluir con normalidad.

En el caso de usar uno de estos productos, es necesario leer atentamente las instrucciones de uso antes de utilizarlo, ya que puede ser necesario utilizar medios de protección como guantes y mascarilla para evitar posibles quemaduras o intoxicaciones. Además, pueden no ser compatibles con todos los materiales de los que pueden estar construidas las tuberías, por lo que debemos estar seguros del modo y las instrucciones de uso antes de comenzar a utilizarlos.