Sifones 

Un sifón es un tipo de cierre hidráulico que tiene forma de tubo. Generalmente está hecho de materiales como el metal o el plástico y se coloca entre los desagües de los inodoros, bañeras, platos de ducha, lavadoras, etcétera... y las tuberías. La función que cumple un sifón es la de evitar fugas de agua principalmente, pero también sirve para evitar que suban por las cañerías los malos olores e impedir que pequeños insectos, como por ejemplo las cucarachas, se cuelen en las viviendas.


Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Sifones

A la hora de elegir un sifón u otro, es necesario atender a ciertos nociones para poder hacer una buena selección. Aquí van algunas de las más importantes y fundamentales para que elijas con criterio:

  • Dónde va a ser colocado: Hay sifones específicos para fregaderos, bañeras, duchas, lavavajillas,, lavabos, inodoros, bidés, lavadoras, etcétera. Cada uno de estos elementos posee sus propias medidas diferentes para poder conectarse a los desagües y distintos aparatos sanitarios.
  • Tipo de salida desagüe: Existen, fundamentalmente, dos tipos de salida de los desagües: en vertical y en horizontal. Cada instalación cuenta con el desagüe de una forma u otra. Debes

De la misma manera, podemos encontrar sifones diseñados específicamente para embellecer tus instalaciones; encajar en espacios pequeños; con dos salidas de agua... Entre tanta variedad es mucho más fácil que elijas aquel que mejor se adecue a lo que necesitas:

  • Sifón extraplano: La principal ventaja de este tipo de sifones es que ahorra mucho espacio, por eso está recomendado para electrodomésticos y espacios reducidos.
  • Sifones extensibles: Poseen un tubo flexible, capaz de adaptarse a diferentes formas y extensiones.
  • Sifones dobles: Reciben el sobre nombre de "dobles" porque cuentan con dos tubos para responder a las necesidades de dos salidas de agua que plantean, por ejemplo, los senos de un lavabo o fregadero.