Enrrollacables 

Día tras día, convivimos con cientos de aparatos eléctricos conectados a la red eléctrica mediante sus respectivos cables y, probablemente, sea en nuestra casa donde nos crucemos con más dispositivos no inalámbricos. A la hora de tratar con todo tipo de objetos relacionados con la electricidad, es necesario prestar especial atención y seguir unas recomendaciones de utilización para evitar que ocurran accidentes que puedan dañarnos a nosotros mismos o a nuestro hogar.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Enrrollacables

Muchas veces, forzar un cable para que llegue más lejos o utilizar los alargadores no homologados pueden suponer grandes peligros para nosotros. De este modo, los alargadores enrollables son una manera fácil, cómoda y barata de disponer de conexión eléctrica en puntos de nuestra casa donde no hay enchufes cercanos o todos están en pleno uso. Los alargadores enrollables son un recurso que mejora también nuestra seguridad y la de nuestro hogar. Que los cables estén excesivamente tensos supone un peligro tanto para los habitantes de la casa, puesto que pueden tropezar y caer, pero también eléctrico, pues si se desconecta del enchufe con violencia, podrían saltar chispas que prendan lo que esté a su alrededor.


Respecto a la diferencia de los alargadores enrollables con respecto al resto de alargadores reside, como su propio nombre indica, en la forma de gestionar los metros de cable. El enrollable consta de una bombina en la que se enrolla el cable. La ventaja que presenta frente a los demás es que es mucho más largo. Los alargadores enrollables pueden ir desde el metro de longitud hasta los diez metros. Además, gracias a la bovina, podemos usar solo la cantidad que necesitamos, mientras que el resto del cable permanecerá perfectamente ordenado en ella. En los de tipo bobina enrollable, si se utiliza para potencias altas, para evitar el sobrecalentamiento del cable, se recomienda desenrollarlo totalmente.