Escarificadores manuales

>

A veces intentamos renovar sectores afectados de nuestro jardín, pero estas zonas sencillamente no se recuperan. Probablemente lo que está ocurriendo es que hay problemas de secreción excesiva de musgo en el área señalada. Para recuperar esos espacios es necesario airear el terreno, esto se hace con un escarificador.

Los escarificadores son herramientas muy útiles que permiten retirar importantes cantidades de musgos, piedras y otros sedimentos de la superficie de tu jardín. De todos los tipos que hay, el manual es el de más sencillo uso. En MasFerretería podrás hacerte con uno de estos, todo lo que tienes que hacer es comunicarte con nosotros y en poco tendrás el tuyo.

Leer más...

Escarificadores manuales para profesionales y particulares

A pesar de toda la ayuda que un escarificador puede llegar a brindarte, existe la posibilidad de que nunca hayas usado este utensilio. Para que esto no resulte un inconveniente te hablamos aquí de sus características generales y de los métodos de empleo convencionales.

Se trata de un instrumento muy similar a un rastrillo, que tiene un juego de dientes metalizados con los cuales abre canales en la tierra, para recoger residuos y otros elementos perjudiciales. Estas finas cuchillas suelen estar hechas de acero inoxidable, por lo que la humedad no es una excusa para dejar de airear un jardín.

El cabezal de algunos de los escarificadores que ponemos a tu disposición vienen por completo solos. En otros ejemplares la cabecera del utensilio cuenta con dos ruedas ubicadas en los extremos que la barra que sujeta los dientes de metal. Estas ruedas facilitan el arrastre de la herramienta y ayudan a mejorar su rendimiento.

Este utensilio puede funcionar por combustión -los modelos que así trabajan están impulsados por gasolina- y con corriente directamente de la pared. En ambos casos se trata de equipos con un mayor nivel de potencia que el que puede presentar un escarificador manual, no obstante, este último te permite un mayor grado de precisión al operarlo sobre la tierra.

Como su movimiento depende de la mano del hombre lo más recomendable es que su uso se limite a jardines o parques que tengan una extensión menor a 50 mts². Para espacios más amplios emplea una unidad de gasolina o eléctrica.

Para garantizar un mejor funcionamiento de la herramienta se recomienda humedecer el terreno donde se va a utilizar, de este modo ocurrirán accidentes en tus superficies. Otros detalle importante que deberás tener en cuenta, a la hora de recuperar tu jardín, es que el mejor momento del año para renovar la tierra es en agosto, durante el final del verano.