purgar-radiadores-ahorro

Con la llegada de los primeros fríos del otoño llega el momento de purgar radiadores de tu casa. Así, cuando necesites poner en marcha la caldera y todo el sistema de calefacción podrás lograr una mayor calidez en tu hogar y ahorrar en energía y en tus facturas.

Y es que los bloqueos de aire en un radiador o sistema de calefacción pueden provocar que se caliente de manera incorrecta, de forma que parte del radiador se quede frío. Esto hace que los radiadores sean menos eficientes y tarden más tiempo en calentar una estancia, lo cual incrementará el consumo energético.

Por ello, cuando comienza la temporada de frío es recomendable hacer una puesta a punto a los radiadores, para eliminar todo el aire que pueda haber en el circuito y todos funcionen correctamente. Sigue leyendo y aprende a mejorar la eficiencia de tu sistema de calefacción.

Pero, qué es “purgar un radiador”

Purgar radiadores” consiste en dejar salir el aire que se queda atrapado en su interior durante los meses en los que la calefacción está apagada. Ese aire atrapado hace que los radiadores tengan puntos fríos, lo que reduce la eficiencia de los mismos. También provoca que hagan algunos ruidos que pueden resultar molestos o inquietantes.

Por ello, los radiadores llevan una válvula que sirve para purgarlos. Algunos tienen purgadores automáticos, que expulsan el aire por sí mismos sin que tengamos que hacer nada. Este tipo de radiadores tienen válvulas que dejan salir el aire gradualmente, aumentando la efectividad del radiador. Esto además evita que la caldera realice sobreesfuerzos.

Otros radiadores incluyen una válvula manual para pugarlos y extraer el aire acumulado durante la época de calor. Son estos tipos de radiadores sobre los que vamos a explicar en este post cómo se deben purgar.

como-purgar-radiador

Cómo purgar un radiador paso a paso

Paso 1: Enciende la calefacción

Enciende la calefacción para que todos los radiadores de tu casa se pongan en marcha. Espera hasta que los radiadores están completamente calientes antes de pasar al siguiente paso. Es preciso que aumente la presión dentro del radiador para poder expulsar el aire.

Paso 2: Averigua qué radiadores necesitan purgarse

Una vez que los radiadores estén calientes, revisa cada uno de manera individual para ver si todas las partes del radiador se están calentando. Si notas que algún radiador se queda frío en alguna de sus zonas (concretamente en la parte superior o en la más alejada de la entrada de agua), significa que podría tener aire atrapado en su interior. Por tanto, tendrás que purgar ese radiador.

Paso 3: Purgar los radiadores

Apaga la calefacción, para que los radiadores se enfríen y puedas manipularlos sin riesgo de sufrir quemaduras.

Los radiadores de purga manual requieren una llave especial o un destornillador de punta plana para poder realizar la extracción del aire.

En la parte superior del radiador en uno de sus extremos podrás encontrar una pequeña válvula. Coloca la llave del radiador en el hueco cuadrado de la válvula o la punta del destornillador en la ranura.

Sujeta la llave o el destornillador con un paño, y coloca otro paño en el suelo, justo debajo, por si se produce alguna fuga de agua al girarlo. También puedes poner debajo un recipiente o pequeño barreño que recoja cualquier posible goteo.

Después, gira lentamente la llave del radiador o el destornillador en sentido contrario a las agujas del reloj: si sale gas, escucharás un silbido.

Cuando todo el aire termine de salir y no quede más en el interior del radiador, comenzará a salir líquido. En ese momento tendrás que cerrar la válvula rápidamente. Dependiendo del tipo de radiador y del destornillador que uses para girar la válvula de escape, es posible que el agua salga a chorro en lugar de como un leve goteo. Por eso, es preciso que te prepares previamente con un paño y barreño, para evitar mojar el suelo y poner todo perdido de agua.

¿Qué radiador purgar primero?

Dependiendo de la distribución de tu hogar, empezarás a purgar radiadores por uno u otro lado. Si vives en una casa de 2 plantas, tendrás que comenzar a purgar por los radiadores de abajo, comenzando con el radiador que está más alejado de la caldera. Y, una vez que hayas hecho esto, podrás subir a la planta superior y aplicar el mismo sistema.

que-radiador-purgar-primero

Si los radiadores de abajo tienen aire, este subirá a la parte superior. De ahí que sea mejor comenzar por abajo si tu casa tiene varias plantas.

Paso 4: Controlar la presión

Comprueba la presión mirando el manómetro de tu caldera. Si la presión es demasiado baja, deberás recargarla de agua. Esto se hace mediante la palanca o bucle de llenado de la caldera.

Una vez realizado estos 4 pasos, tus radiadores ya estarán purgados. Puedes comprobar que tu sistema de calefacción ya no tiene aire poniendo de nuevo en marcha los radiadores. De esta forma podrás verificar si tu trabajo ha obtenido éxito o no. Espera de nuevo a que se calienten todos los radiadores y verifica si hay zonas frías todavía. Si es así, tendrás que repetir todo el proceso nuevamente.

Como ves, purgar radiadores es una tarea muy sencilla que todos podemos llevar a cabo. Haciéndolo conseguirás una mayor eficiencia energética y reducir tu factura de calefacción.

¿A qué esperas para probarlo?

logo-masferreteria-300x103