Artículos para Climatización 

Podríamos definir la climatización como el hecho de dotar a un espacio cerrado las condiciones de temperatura, humedad relativa, calidad del aire y, a veces, también de presión, óptimas para el bienestar y el confort de las personas. De la misma manera, también podemos hablar de climatización cuando buscamos dar unas condiciones ambientales a algo para garantizar su conservación, como ocurre con los alimentos en las neveras, las vacunas, el vino, etcétera.

Leer más...

Productos más vendidos

Más sobre Climatización

Sin embargo, la climatización se ha entendido siempre de una manera de un solo lado: la mayoría de la gente parece creer que el concepto de climatización se refiere solo a los sistemas de refrigeración (climatización de verano) como son el aire acondicionado o los ventiladores.

Los sistemas de climatización se pueden clasificar en varios grupos. Esto depende de su finalidad y del lugar en el que se vayan a colocar. Ya en el ambiente doméstico, podemos reducirlos a dos. Son los siguientes:

  • Climatización centralizada: Debemos diferenciar la climatización para aumentar el calor (calefacción) y la climatización para aumentar el frío (refrigeración). Para la calefacción constan de una caldera y de una red de tuberías que lleva el calor a los aparatos terminales, generalmente radiadores. Para la refrigeración existen numerosos aparatos que tienen una parte, que comprende el compresor y el condensador, que se sitúa en el exterior y uno o varios evaporadores que se colocan en los locales a climatizar.
  • Climatización unitaria: Una vez más, debemos diferenciar entre calefacción y refrigeración. Este sistema es muy frecuente. En calefacción se emplea generalmente con calderas(de carbón, de gas butano, eléctricas). Para refrigeración lo más conocido es el llamado climatizador(split).

Como ventajas de los sistemas de climatización podríamos señalar fundamentalmente dos: por un lado su doble posibilidad: se pueden utilizar tanto para calefacción como para refrigeración. La segunda es que muchos de ellos quedan integrados en las superficies, por lo que no condicionan el uso de los espacios.