En ocasiones deseamos darle un aire nuevo a nuestro hogar. En momentos como estos debemos decidirnos entre renovar totalmente el mobiliario o reformar. En el caso de que no queramos meternos en algo que podrá costarnos grandes cantidades de dinero, podemos simplemente repintar. Para cambiar aún más podemos hacerlo con colores vivos y utilizando técnicas diferentes a las habituales tales como la esponja. Hoy en Masferreteria te mostraremos cómo pintar a la esponja.

PASO A PASO

Este trabajo puede llevarse a cabo con cualquier tipo de color. Otro tanto ocurre con el tipo de como-pintar-a-la-esponjapintura. No obstante, en este último caso, es más recomendable la utilización de esmaltes al agua. Debemos siente recordar que deberemos hacer uso de dos tonos diferentes de pintura. En cuanto a elección de la esponja adecuada, es necesario elegir una con la que seamos capaces de otorgar una textura bella. Esto le proporcionará carácter a nuestras paredes.

El primer paso consistirá en aplicar una capa de pintura con un rodillo. Una vez que este se haya dejado secar, pasaremos al uso de una esponja. Es muy importante que esta esté hecha a partir de fibras naturales o el resultado será pésimo. Impregnaremos la esponja en la cubeta en la que previamente habremos introducido la pintura de tono claro.

Una vez mojada, acercaremos la esponja a la pared que deseemos decorar para proceder a aplicar la pintura. Lo haremos dando ligeros golpecitos secos en la misma. Hay que tener en cuenta que debemos hacerlo de manera irregular. Levaremos este trabajo a cabo hasta haber cubierto por completo todas las paredes.

Si lo deseamos, una vez finalizado este proceso podemos hacer uso de un trapo. Con éste mejoraremos la calidad del acabado de la pintura. Y es que éste le aportará cierto bonito aire irregular. El trapo puede ser tanto de fibras plásticas como de algodón, a nuestra elección. En Masferreteria encontrarás todos los materiales y herramientas que necesitas para pintar tus paredes a la esponja.

masferreteria