Toma de tierra

Toma de Tierra: Qué es, dónde se pone y para qué sirve

En la década del 50, se publicó un artículo firmado por E. J. Harrington y T.M.C. Martin a favor de la puesta a tierra de la zona de trabajo. Este documento hacía hincapié en la importancia de la instalación de una toma de tierra en los ambientes laborales. Pero, el artículo fue ignorado y menospreciado durante varios años antes de que se comprendiera la verdadera relevancia de las tomas de tierra allá por los años 70.

En la actualidad, la toma de tierra de un enchufe es una garantía de seguridad para los usuarios. Por lo que, su colocación ha cobrado un valor significativo y obligatorio, en muchos casos. 

En este artículo, descubrirás qué es la toma de tierra y para qué sirve. Obtén respuestas a las preguntas más frecuentes entre los usuarios de MasFerretería. Aprende cómo hacer una toma de tierra casera y qué pasa si no hay toma de tierra. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la toma de tierra?

La toma tierra es un método para proteger a las personas y a las infraestructuras de descargas eléctricas o equipos defectuosos. Este elemento de seguridad disipa la energía proveniente de la red eléctrica hacia la tierra para evitar daños en los artefactos o en los usuarios.

El cable de toma de tierra es bicolor, en verde y amarillo según la normativa. Por eso, es fácil de distinguirlo dentro de un enchufe donde también están presentes el cable azul neutro y el cable de fase que puede ser negro, marrón o gris. 

Símbolo toma de tierra, ¡aprende a reconocerlo!

El símbolo toma de tierra es muy fácil de reconocer. En la base, son tres rayas paralelas con largos distintos, que van de menor a mayor de abajo hacia arriba. Del centro de la raya superior y más extensa, parte una línea vertical perpendicular formando dos ángulos de noventa grados. 

¿Para qué sirve la toma de tierra?

Las tomas de tierra son elementos de seguridad, ante todo. Su función principal es impedir que la corriente de la red eléctrica pase del dispositivo al usuario. Por eso, su uso es clave en la prevención de accidentes domésticos e industriales durante la manipulación de enchufes dañados o cables en mal estado, y en la caída de rayos o fluctuaciones de la corriente. 

Sin embargo, evitar una electrocución no es el único objetivo de este método. La toma de tierra protege los artefactos del hogar de las descargas eléctricas. En este sentido, es una pieza clave para proteger los circuitos eléctricos de una infraestructura y las instalaciones. Del mismo modo, son recomendables porque minimizan el ruido electromagnético y consecuentemente mejoran la calidad de la señal eléctrica.

¿Qué pasa si no hay toma de tierra?

La presencia de una toma a tierra es un buen modo de cuidar circuitos, equipos electrónicos y usuarios, al mismo tiempo. Ahora bien, ¿qué pasa si no hay toma de tierra en una instalación eléctrica? 

En este caso, la posibilidad de sufrir accidentes se incrementa notablemente. Las personas que reciben descargas eléctricas pueden padecer diferentes síntomas y heridas en base a la intensidad y el nivel de la descarga recibida. Los agarrotamientos musculares, la insuficiencia respiratoria, las electrocuciones, las quemaduras de diferentes gravedades y los paros cardíacos son algunas de las consecuencias más frecuentes. La pérdida del conocimiento y la dificultad en la movilidad también son signos provocados por la entrada de corriente eléctrica en el cuerpo. 

Enchufe con toma de tierra VS enchufe sin toma de tierra

La diferencia principal entre un enchufe sin toma de tierra y un enchufe con toma de tierra es que el segundo posee mayor conductividad que el primero, y que el cuerpo humano. Por eso, la energía tiende a fluir hacia la tierra en lugar de ir hacia el usuario. 

En cambio, un enchufe sin toma de tierra funciona de manera muy diversa. Al no poseer la capacidad de atraer la energía, tanto el dispositivo conectado como el cuerpo humano suelen recibir la descarga. Entonces, las consecuencias son desastrosas ya que van desde electrodomésticos quemados y enchufes destruidos hasta heridas que pueden ser leves, intermedias o graves, según la intensidad de la descarga. 

La colocación de un enchufe con toma de tierra es una solución práctica, efectiva y regulada para evitar las consecuencias del impacto de las descargas eléctricas en el cuerpo y los equipos electrónicos. De hecho, existen normativas que mencionan la obligatoriedad de la instalación de tomas a tierra en diferentes sectores industriales y tipos de construcción. ¡Sigue leyendo para aprender más!

¿Cómo prevenir accidentes frente a riesgos eléctricos?

Tomar las medidas de seguridad correspondientes para la prevención frente a riesgos eléctricos es una forma de prevenir daños en la infraestructura y destrucción de artefactos electrónicos. Pero, sobre todo, las medidas buscan proteger a los usuarios y a los trabajadores de los sectores que se ven expuestos constantemente a los peligros que representa la corriente eléctrica, ya sea a través de descargas o de pequeñas “patadas”. 

En este sentido, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) es el encargado de producir notas de prevención y guías para los diferentes riesgos pensando en los trabajadores y los distintos sectores laborales.

Medidas de seguridad durante la instalación de la toma de tierra de un enchufe

El INSST recomienda el uso de Equipos de Protección Individual disipativos durante la instalación de la toma de tierra de un enchufe. Entre ellos, se destacan algunas piezas indispensables.

  • Calzado de protección, como el calzado antiestático y el calzado conductor
  • Guantes de protección con propiedades electrostáticas 
  • Ropa de protección, que cumpla con los requisitos electrostáticos relativos al material de fabricación

De hecho, la colocación de la puesta a tierra y la conexión equipotencial de todas las superficies conductoras es una medida de prevención en sí misma. El valor de la resistencia de tierra del conjunto dependerá del ambiente laboral. Por ejemplo, en lugares de trabajo con atmósferas explosivas, no es recomendable que el valor de la resistencia supere 1 MΩ. En cambio, se sugiere una resistencia a tierra de 10 Ω como máximo lograda por elementos estructurales anclados en el suelo en el caso de riesgos de descargas electroestáticas en polvos combustibles. Como existen diferentes regulaciones para cada sector, se deberá evaluar cada caso en particular. 

Solución cuando no hay toma de tierra

El uso de materiales disipativos con una resistencia superficial mayor a 1011 Ω en un ambiente con humedad relativa HR 30 por ciento o con una resistencia superficial mayor a 109 Ω en un ambiente con HR 50 por ciento es aconsajable en los espacios de trabajo donde no sea posible la instalación de una toma de tierra. Del mismo modo, se recomienda limitar el uso de materiales no conductores en zonas donde existan riesgos y peligros tanto para usuarios como para trabajadores. 

¿Cómo hacer la instalación de una puesta a tierra?

Hacer la instalación casera de una puesta a tierra es posible. Pero, antes de poner manos a la obra, es fundamental tomar las medidas de seguridad correspondientes para garantizar tu protección. Además, ten en cuenta que la paciencia y la atención son dos factores clave para lograr buenos resultados. 

Ahora sí, es momento de aprender cómo hacer la instalación de una toma de tierra casera:

  1. Primero, compra un enchufe normal en una tienda de confianza. Elige un producto de calidad, ya que de eso dependerá la efectividad del mismo. 
  2. Luego, remueve los tornillos que fijan la carcasa. 
  3. Una vez desmontado, quita la abrazadera que sostiene los cables.
  4. Localiza el signo de puesta a tierra y conecta el cable bicolor. Asegúralo. 
  5. Vuelve a colocar la abrazadera y ajusta lo suficiente para que el cable quede fijo. Tira para comprobar que quedó ajustado. 
  6. Acomoda el cable bicolor de toma a tierra en el centro. 
  7. Ahora tendrás que pelar el cable con la ayuda de una tijera. 
  8. Gira el cobre alrededor del tornillo para la toma de tierra con una vuelta completa. 
  9. Luego inserta los cables de fase y neutro en sus lugares. Ajusta de ser necesario. 
  10. Para terminar, vuelve a colocar la carcasa.

Revelamos cuánto cuesta poner toma de tierra en casa

La contratación de un electricista para la colocación de una puesta a tierra en casa va desde los 30 euros, ya que incluye el desplazamiento del profesional y los materiales. El precio varía según la cantidad de tomas a tierra a instalar y el tipo de circuito eléctrico, porque será necesario reformar y modernizar toda la instalación eléctrica en algunos casos. 

Si bien es un trabajo sencillo, no todas las personas cuentan con las herramientas ni los conocimientos para hacerlo. Si tienes dudas, puedes consultar con los especialistas de MasFerretería para recibir asesoramiento especializado sobre qué materiales necesitas. De todos modos, si no te sientes seguro, es preferible que contrates a un electricista especializado. 

En MasFerretería, hallarás todos los accesorios necesarios para realizar instalaciones eléctricas en viviendas, fábricas y empresas. Consigue cables, toma de tierra, bases de enchufes y adaptadores, entre otros elementos. Adquiere productos de excelente calidad a un precio accesible en la tienda en línea. Haz el pedido y recibe el envío en el domicilio elegido. ¡Visita ahora la tienda de MasFerretería!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.