Si estas harto de ver esos roces en la pared de tu cama que no te gustan nada, son muchos los elementos de decoración que puedes colocar en dicho espacio con el fin de evitarlos. Hoy te proponemos una idea que seguro que te gustará: fabricar un cabecero de madera que podrás crear tu mismo con tus propias manos y con la única ayuda de las herramientas más comunes y habituales. En Masferretería tenemos  los mejores  materiales  del mercado para hacer este tipo de trabajo.

MATERIAL NECESARIO

Caja de ingletar guía inglete

– Pintura

Tablero

– Moldura

– Rodillo

– Brocha

– Martillo

– Clavos

Sierra

MONTAJE

Cuando elijamos el tablero es importante tener en cuenta la medida de nuestra cama para que el ancho del cabecero sea ligeramente mas grande. A la hora de construirlo existen dos posibilidades. La primera consiste en fabricar una sola pieza que llegue hasta el suelo. Por su parte, la segunda, es crear una pieza algo más pequeña que ocupe solamente aquella parte que queda a la vista de la pared que queda a la vista justo en la parte trasera de la cama. Si nos decidimos por esta última, simplemente deberemos colgarlo en la pared con unos tacos y unos clavos.

A continuación, tendremos que separar la pintura que vayamos a usar para recubrir la madera. Para ello, mezclaremos ésta con agua a partes iguales. De esta manera no quedará demasiado espesa. Con ella podremos cubrir el tablero en su totalidad. En el caso de que con la primera mano no quede bien cubierto, sería conveniente repetir esta acción dando una segunda.

Posteriormente, con una sierra cortaremos las molduras a la misma medida que el tablero anterior y, al igual que en el caso de la anterior pieza, procederemos a pintarlas. Si deseamos embellecer aún más nuestro nuevo cabecero podemos elegir dos colores distintos, uno para el tablero y otro para la rejilla. De nuevo es importante dar dos capas de pintura,  igual que hemos hecho con el tablero. De este modo,  el tablón quedará mucho más bonito y protegido.

Una vez la pintura este totalmente seca fijaremos la rejilla al tablero. Es importante que los clavos que vayamos a poner no se vean y queden los mas escondidos posible. Con este fin, utilizaremos unas molduras que pondremos en la zona exterior, alrededor del tablero. También existe la posibilidad de optar por poner clavos sin cabeza y dar una capa de pintura por encima. En nuestra tienda encontrarás todos los productos necesarios para construir tu propia cabecero ¡Visítala! masferreteria