elegir-calzado-de-seguridad

El calzado de seguridad es un elemento de la indumentaria laboral imprescindible en numerosos entornos de trabajo en los que las personas quedan expuestas a ciertos riesgos. Este tipo de calzado asegura tus pies de posibles accidentes que puedan dañar seriamente tu salud.

Cuando se piensa en zapatos de seguridad muchas personas lo primero que imaginan es un tipo de calzado pesado, las clásicas botas con punta de acero. Estas botas de seguridad llevan refuerzos en los dedos para proteger los pies de peligros como objetos pesados o cortantes. Son equipos de protección imprescindibles para las personas que trabajan en entornos industriales y de la construcción.

Sin embargo, existen muchos tipos de zapatos de seguridad que pueden hacer que los trabajos sean más seguros, no solo las botas con punta de acero. También existen botas y zapatos pueden proporcionar tracción, soporte para el arco y otros beneficios de seguridad.

Para poder elegir la protección adecuada para tus pies en tu lugar de trabajo, deberás realizar una evaluación de riesgos. Es decir, determinar qué tipo de circunstancias representan una amenaza para los pies como, por ejemplo, superficies resbaladizas, posibles caídas de objetos pesados o afilados, zonas con riesgo eléctrico, etc. Y, en función de esos riesgos, seleccionar los zapatos de seguridad o botas que ofrezcan la protección más adecuada.

Funciones del Calzado de Seguridad

Las lesiones en los pies ocasionadas en el trabajo son una de las causas de baja laboral más frecuentes. Son lesiones que limitan la movilidad y causan dificultades para realizar muchos trabajos. El uso de zapatos o botas de seguridad puede ayudar a prevenir las lesiones en los pies.

 

Las principales funciones del calzado de seguridad son:

1. Proteger de objetos que caen

Cuando se manipulan o transportan materiales pesados ​​o cuando se trabaja en entornos dinámicos donde muchas personas, máquinas y vehículos operan a la vez, los objetos que se caen son peligros comunes. En estos entornos, los zapatos de protección, como las botas con punta de acero, pueden prevenir eficazmente las lesiones por aplastamiento de los pies.

Botas-seguridad2. Proteger de pinchazos 

En lugares de trabajo donde el trabajador puede pisar objetos afilados o golpearse los pies con objetos afilados desde arriba, son necesarios zapatos con suelas resistentes y materiales gruesos que rodeen al pie ofreciéndole una buena protección. Por ejemplo, en obras o entornos de construcción el suelo suele estar lleno de objetos afilados. En un sitio así, un zapato de suela blanda no ofrecería la suficiente protección a tus pies.

3. Proteger de los peligros de corte

La maquinaria afilada o que contiene piezas móviles puede presentar peligros de corte. Los trabajadores de la industria maderera, por ejemplo, se enfrentan a los peligros de las motosierras. Si una sierra entrara en contacto con el pie de alguien, el resultado podría ser catastrófico. Por ello, existen botas hechas con material resistente a los cortes que protegen de este tipo de riesgos y dan un buen soporte a los tobillos.

4. Proteger de los peligros eléctricos

La electricidad supone diferentes riesgos en el lugar de trabajo. Los trabajadores pueden sufrir una descarga eléctrica o acumular electricidad estática, lo que puede provocar chispas eléctricas en ciertos entornos laborales.

Para reducir las posibilidades de un accidente eléctrico, existe el calzado de seguridad no conductor hecho de cuero, goma u otros materiales que no conducen la electricidad. En aquellos lugares donde la acumulación de electricidad estática en el cuerpo representa un peligro, se puede usar calzado antiestático o conductivo. Este tipo de zapatos de seguridad reducen la cantidad de electricidad estática que se acumula en el cuerpo, evitando las chispas.

5. Prevenir resbalones, tropezones y caídas

Resbalones, tropiezos y caídas pueden ocurrir en cualquier lugar de trabajo y provocar muchos accidentes anualmente. Las empresas pueden tomar medidas como implementar medidas de limpieza e instalar cinta adhesiva antideslizante para reducir los riesgos de estos contratiempos. Pero llevar puesto el calzado de seguridad adecuado también puede proporcionar protección adicional contra este tipo de incidentes.

Los zapatos con la tracción adecuada pueden ayudar a prevenir caídas en suelos resbaladizos. También pueden prevenir las caídas de las escaleras.

El calzado que se adapta bien al pie y se siente cómodo también puede mejorar el equilibrio y a prevenir caídas, resbalones y tropezones.

6. Prevenir la fatiga

Los trabajadores que permanecen de pie todo el día y sobre superficies duras acaban la jornada laboral realmente fatigados. No solo sufren sus pies, sino también se resienten sus piernas o su espalda. El calzado laboral que brinda una amortiguación adecuada y un buen soporte para el arco del pie, puede hacer que se alivie la tensión en los músculos.

7. Prevenir quemadurasCalzado-seguridad-inifugo

En un entorno laboral, los trabajadores corren el riesgo de sufrir quemaduras causadas por incendios y diferentes sustancias químicas. Para evitarlo, el calzado de trabajo está fabricado con materiales resistentes a las salpicaduras de productos químicos, metales fundidos, etc.

8. Proteger del clima extremo

Las personas que trabajan en el exterior durante el invierno, o en ambientes refrigerados o húmedos, pueden correr el riesgo de sufrir hipotermia en las extremidades. No todo el calzado de trabajo es impermeable o está aislado para proteger contra el frío, la lluvia y la nieve. Si trabajas en climas extremos elige zapatos de seguridad que te ayuden a mantener los pies calientes y secos.

Tipos de calzado de seguridad

A la hora de elegir calzado de seguridad, es necesario tener en cuenta el tipo de trabajo a desempeñar y las características y funciones para las que está preparado ese calzado en concreto.

En España, el Ministerio de Trabajo es el encargado de homologar el calzado laboral según las características de seguridad que ofrecen y riesgos de los que está demostrado que protegen.

Clases de Calzado de Seguridad:

 

Calzado de Seguridad Clase I Clase II Clase III
Caída de objetos con energía máxima de impacto de 20 Kgm (196 J) x x
Resistencia al aplastamiento de la puntera: 1500 Kgf (14.7 kN) de carga estática x x
Resistencia al plegado x x x
Resistencia a la perforación de la plantilla de seguridad: 110 Kgf (1078 N) a una velocidad máxima de aplicación del punzón de 12.5 mm/min x x
Resistencia a la corrosión, en el caso de que la puntera de seguridad fuera metálica x
Resistencia a la corrosión, en el caso de que la plantilla de seguridad fuera metálica x
Resistencia a la corrosión en caso que la puntera y/o plantilla fueran metálicas x

 

Si estás buscando calzado de seguridad, descubre cuáles son nuestros modelos más vendidos. Y, como siempre, si necesitas ayuda para elegir tu calzado de seguridad nuestro equipo de atención al cliente está a tu disposición para asesorarte sin compromiso.

Compra el calzado de seguridad más adecuado para ti y… ¡Asegura tus pies!

logo-masferreteria-300x103