Emisor térmico bajo consumo

Emisor Térmico bajo consumo: ¿Cómo elegir el correcto?

El valor de la factura de luz se incrementa cuando se registra un aumento del consumo. Pero, también crece cuando el consumo es incorrecto o poco inteligente. El uso de equipos eléctricos deficientes genera un marcado ascenso en el valor a pagar por los gastos de luz. Por eso, es fundamental conocer cuáles son los artefactos que contribuyen a minimizar el consumo, como el emisor térmico bajo consumo.

En este artículo, aprenderás cómo elegir emisores térmicos de bajo consumo para ahorrar dinero en tu factura de luz. Conoce cuáles son los tipos de equipo y los beneficios que brindan los usuarios. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Qué es un emisor térmico bajo consumo?

Los emisores térmicos son sistemas de calefacción fijos que se utilizan para calentar una única habitación o espacio. Transforma la energía eléctrica en energía calórica a través de la tecnología o de ciertos materiales. El tipo de aplicación o instalación dependerá del proceso usado para convertir la electricidad en calor. 

Es posible programar el horario de funcionamiento de un emisor térmico y regular su temperatura. Por eso, es un sistema muy práctico y conveniente. Estas características son las que los distinguen de otros equipos como los radiadores, por ejemplo. Ya que estos últimos suelen calentar una superficie más extensa y su consumo es mayor, si bien suelen ser artefactos más económicos. 

En pocas palabras, los emisores térmicos son sistemas energéticamente eficientes, ya que su consumo es notablemente menor que el de otros equipos. Sin embargo, existe un modelo aún más ahorrativo. Se trata del emisor térmico bajo consumo, una clasificación dentro del grupo de los emisores térmicos. Estos productos se destacan por producir una potencia similar a la de los radiadores pero generando un consumo mucho más bajo. Sin duda, este punto es muy favorable para los usuarios porque se ve reflejado en una disminución del valor de la factura de luz. 

Tipos de emisores térmicos bajo consumo

Conocer la clasificación de los emisores térmicos es fundamental antes de adquirir uno de estos equipos. Los diferentes tipos de emisores térmicos se dividen según el modo de instalación y la resistencia interna. Por lo que, comprender la clasificación ayudará a entender cómo funcionan los sistemas de estos aparatos. 

A continuación, descubre cuáles son los tipos de emisores térmicos bajo consumo

Según su modo de instalación

El lugar de instalación de un sistema determina el tipo de diseño. Los modelos fijos se distinguen a simple vista de aquellos móviles por la ausencia de ruedas o la estructura lateral para afirmar el sistema a una pared. 

Según el modo de instalación, existen dos clasificaciones principales. Por un lado, está el emisor de calor bajo consumo para pared y, por el otro, el emisor térmico ruedas.

Según su resistencia interna

El funcionamiento de un emisor térmico es muy sencillo. Tras conectar el equipo a la red eléctrica, la electricidad ingresa al sistema. Luego pasa por una resistencia interna que, al contacto con la energía eléctrica, aumenta su temperatura y produce calor. 

Entonces, esta segunda clasificación se basa en el tipo de resistencia interna de cada diseño. En este sentido, hay un emisor térmico cerámico, un emisor térmico de aluminio y un emisor térmico fluido

  • Emisores térmicos cerámicos 

Un emisor térmico cerámico bajo consumo posee material cerámico sólido en su interior. Los cerámicos disponen de buena conductividad, pero se demoran en llegar a la temperatura ideal. El punto a favor de este modelo es que posee una inercia térmica alta, es decir, que pueden conservar el calor por un largo tiempo tras ser apagados. Por eso, los emisores térmicos cerámicos son productos confiables y convenientes. 

  • Emisores térmicos de aluminio

A diferencia del emisor térmico cerámico, la resistencia interna de este modelo está fabricada en aluminio. La mayor ventaja de este sistema es que calienta a gran velocidad por lo que solo se demora algunos minutos en alcanzar la temperatura máxima. Por la misma razón, el equipo se enfría velozmente, ya que posee baja inercia térmica. A pesar de eso, se trata de un emisor térmico que consume gran cantidad de energía, aunque su valor de venta es bajo y accesible para todos generando un equilibrio.

  • Emisor térmico fluido

Este modelo es muy particular y diferente a los emisores térmicos secos, como aquel de cerámica y el de aluminio. En este caso, la resistencia interna se genera a través de un líquido. El fluido distribuye el calor de manera uniforme por todo el artefacto generando un efecto de confort que permanece incluso después de apagar el equipo. Vale mencionar que el emisor térmico fluido es lento para alcanzar la temperatura indicada, a diferencia de aquellos que poseen la resistencia de aluminio.

Elegir un emisor térmico fluido o seco es una duda muy frecuente entre los compradores. ¿Qué equipo es más eficiente? ¿Cuál es más conveniente? ¡Sigue leyendo para conocer las respuestas a estas preguntas!

Beneficios que ofrece un emisor térmico bajo consumo

La adquisición de un emisor térmico de bajo consumo es una gran estrategia para enfrentar la época de bajas temperaturas. Pero, no sólo por eso. Conoce cuáles son los beneficios de este producto que lo diferencian de otros sistemas de calefacción. 

  • La instalación es fácil, rápida y sencilla.
  • El consumo es bajo en comparación con otros equipos.
  • Los costes de mantenimiento son reducidos.
  • Posee una alta eficiencia energética.
  • Es un producto ecológico.
  • Ofrecen una temperatura agradable que puede perdurar incluso luego de apagar el sistema, según el modelo elegido.
  • Disponen de un control digital que permite programar horarios de uso y regular la temperatura de forma remota.

Consideraciones a tener en cuenta

Los emisores térmicos de bajo consumo son productos eficientes, efectivos y de alto rendimiento. Su instalación es una estrategia para ahorrar dinero y aumentar la felicidad de quienes habitan el espacio calefaccionado. Pero, debes tener en cuenta las siguientes consideraciones para que el funcionamiento de estos equipos sea efectivo.

Horas de uso 

Poner atención al número de horas de uso por habitación es el primer factor a considerar al elegir el mejor emisor térmico bajo consumo. Si se utiliza menos de cuatro horas al día, entonces es recomendable comprar un emisor seco. Este se puede combinar con otros sistemas de calefacción. Cuando se mantenga encendido de 4 a 8 horas continuadas, lo aconsejable son los emisores térmicos fluidos o de aluminio. Ahora bien, si el número supera las ocho horas seguidas de uso, entonces lo ideal es instalar emisores cerámicos. 

Temperatura ideal

El grado de temperatura deseado debe considerarse antes de adquirir estos equipos. Se aconseja que la habitación esté entre 19° y 21° para alcanzar la eficiencia energética y ofrecer un clima agradable. Algunos de los modelos pueden prolongar la emisión de calor incluso luego de estar apagados. La inercia energética es una cualidad positiva porque ayuda a disminuir el consumo. 

Sin embargo, para aclimatar un espacio, es fundamental tener en cuenta otros aspectos como la orientación de la fachada de la vivienda y el grado de aislamiento de las paredes y las ventanas. Ya que estos factores pueden afectar el rendimiento de los emisores térmicos bajo consumo.

Tamaño de la habitación

El tamaño de la estancia es un aspecto clave a la hora de determinar cuál es el mejor emisor térmico de bajo consumo. Los emisores térmicos de aluminio o de fluidos son adecuados para cualquier tipo de espacio. Pero el emisor térmico cerámico es el modelo recomendado para habitaciones grandes por su inercia térmica elevada. 

Ahora bien, los manuales de uso de cada equipo especifican su potencia y rendimiento. Para calcular de manera exacta qué producto necesitas, empieza por medir los metros cuadrados de la habitación. Luego, multiplica ese número por cien y tendrás la cantidad de vatios de potencia necesarios para calentar todo el espacio de un modo efectivo. Por ejemplo, si una sala de estar mide cinco metros cuadrados, necesitarás un emisor térmico de bajo consumo de 500 vatios de potencia. Cuando el espacio supera los quince metros cuadrados, se recomienda instalar dos emisores. 

Consejos para elegir el mejor emisor térmico bajo consumo

Llegó el momento de comprar un sistema de calefacción para tu hogar o tu empresa. Este punto es crítico ya que se trata de una inversión que debe ser rentable y ofrecer el bienestar que buscas. Por eso, es clave estar pendiente de las recomendaciones de los expertos. 

  • Elige el producto según la potencia del equipo en relación a los metros cuadrados de la habitación que deseas calefaccionar.
  • Coloca el emisor térmico bajo la ventana, así podrás combatir el lugar más destemplado de toda la habitación. 
  • Adquiere el sistema de calefacción en una tienda confiable con trayectoria y reputación positiva en el sector.

¿Estás listo para comprar un emisor térmico de bajo consumo? En MasFerretería, contamos con los mejores sistemas de calefacción para que disfrutes del invierno sin pagar un dineral en la factura de luz. Encuentra diferentes modelos con una relación precio-calidad inigualable en el mercado. Elige tu producto favorito, pídelo y recíbelo en el domicilio de tu preferencia.

¡Visita la tienda de MasFerretería ahora!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *