como-perforar-metal

Cuando se trabaja con materiales de gran dureza como lo es el metal, no siempre resulta fácil manipularlo. No contar con las herramientas y utensilios adecuados puede hacer que el material se dañe y que el proyecto se vaya al traste.

El metal es un material que proporciona durabilidad y resistencia a muchas condiciones ambientales, por lo que si eres manitas sabemos que habrá algún momento en el que necesites trabajarlo. 

Hoy te proponemos aprender cómo perforar un metal sin que se dañe ni te hagas daño. 

Cómo taladrar metal paso a paso

Estos son los pasos para perforar metal correctamente:

1. Elegir la broca correcta

Dependiendo del metal que tengas que perforar tendrás que elegir una broca u otra. Usar una broca inadecuada, podría producir resultados no deseados. Para evitar esa situación, debes saber qué broca de taladro para metal es la más adecuada para la tarea que tienes entre manos.

Las brocas de acero de alta velocidad o brocas HSS son capaces de taladrar la gran mayoría de los metales. Lo mismo sucede con las brocas de acero al carbono, que están reforzadas con un recubrimiento de nitruro de titanio. Si tienes que taladrar metales muy resistentes las brocas de acero de cobalto serán las más adecuadas.

2. Asegura el metal

Perforar metal produce altas vibraciones que pueden dificultar el trabajo que estás realizando. Por ello, antes de empezar a taladrar fija el metal a la mesa de trabajo o colócalo en un tornillo de banco para que no se mueva ni vibre tanto mientras realizas la perforación. 

como-taladrar-metal

3. Elige el lugar de perforación

Una vez que tengas colocado el metal en una posición de trabajo segura, el siguiente paso será marcar el punto en el que vas a perforar el agujero. Puedes hacerlo con un lápiz, pero asegurándote de ser lo más preciso posible.

Si te equivocas de lugar y la pieza de metal se estropea será complicado que puedas arreglarlo. Por ello, debes tener mucho cuidado al hacer la marca de perforación exacta.

4. Protégete

Ponte el equipo de seguridad necesario para evitar accidentes. Al hacer una perforación en metal se generan multitud de virutas y pequeños residuos metálicos que salen volando y son peligrosos. 

Para no resultar dañado, debes utilizar gafas protectoras para los ojos y ropa de trabajo que proteja tu cuerpo y tus manos de posibles cortes con el metal.

También es recomendable tener un extintor de incendios cerca porque al perforar el metal a veces se producen chispas que podrían desatar un incendio. 

5. Prepara el taladro

A continuación, coloca el taladro en su lugar, justo encima de la marca que hiciste anteriormente. Antes de presionar el botón y comenzar a perforar, asegúrate de que el ángulo de perforación sea el correcto.

Si tienes problemas para establecer el ángulo, puedes hacerte con una taladradora de las que incluyen burbujas de nivelación. Así evitarás errores y desperdiciar el material.

6. Aplica la presión adecuada

El trabajo de perforación de metales requiere ejercer una presión adecuada dependiendo del tipo de metal al que te enfrentes. 

Cuando vayas a trabajar metales duros, tendrás que perforar a un ritmo lento y constante. Mientras que si vas a perforar metales más blandos, tendrás que hacerlo a una velocidad más rápida. En cualquier caso, independientemente del tipo de metal, es mejor trabajar a una velocidad media-baja.

7. Concéntrate

Continúa aplicando presión hasta que hayas alcanzado la profundidad deseada. Debes estar lo más concentrado posible para evitar que la broca avance más allá de lo necesario. Cuando hayas perforado lo suficiente, no pares repentinamente. Mantén la broca en funcionamiento mientras retrocedes con ella y la retiras de la pieza de metal.

8. Comprueba el resultado

¡Ya está! Si hiciste todo correctamente, tendrás como resultado un agujero en el lugar exacto donde lo querías.

Como ves, perforar un metal no es difícil. El secreto del éxito está en prepararse correctamente antes de empezar a taladrar el metal.  

10 consejos para perforar metal

Si eres una persona aficionada bricolaje, es muy probable que tarde o temprano te plantees cómo perforar metal con taladro sin dañarlo. Las herramientas y los métodos utilizados para realizar esta tarea son variados, tanto como los distintos tipos de metales que existen. 

Por ello, a continuación te ofrecemos 10 consejos para taladrar metal de forma fácil, rápida y segura.

1. No siempre es necesario comprar brocas para metal

Casi cualquier broca helicoidal de uso general hará un trabajo aceptable al perforar agujeros en metal. De hecho, la mayoría de las brocas para metal permiten taladrar distintos metales, como el plástico o la madera. Las brocas helicoidales o brocas HSS son más económicas y están fabricadas con acero de alta velocidad. Este tipo de brocas básicas sirven para perforar muchas clases de metales.

Si tienes que hacer muchos agujeros en metal o vas a perforar metal duro y abrasivo, como el acero inoxidable o el hierro fundido, te recomendamos que uses una broca de acero al cobalto para metal. Estas brocas son capaces de perforar una gran cantidad de agujeros antes de estropearse. Algunas brocas para metal cuentan con un recubrimiento especial de nitruro de titanio (TiN), que según los fabricantes ayuda a resistir mejor el calor y la fricción, haciendo que estas brocas duren hasta seis veces más que las brocas de acero estándar de alta velocidad.

2. Haz una muesca

Las brocas tienden a escurrirse cuando empiezas a taladrar con ellas. Para evitarlo, marca el lugar en el que quieres hacer el agujero y haz una pequeña muesca ayudándote de un punzón o clavo puntiagudo y un martillo. Así, cuando empieces a taladrar con la broca, esta se quedará en ese punto y no se desplazará.

3. Las brocas lubricadas duran más

Para perforar acero es recomendable utilizar fluido de corte o un aceite multiusos. Lubricar la broca reduce la fricción y la acumulación de calor, lo que facilita la perforación y que las brocas duren más. Para metales más fáciles de perforar como el aluminio, el latón o el hierro fundido, normalmente no es necesario lubricar las brocas.

4. Utiliza abrazaderas para evitar accidentes

Nunca agarres un trozo de metal con una mano mientras intentas perforarlo con la otra. La broca para metal podría engancharse, haciendo que la pieza de trabajo gire y te golpee o corte. Por ello, al taladrar metal es recomendable usar como mínimo un par de abrazaderas que sujeten la pieza de metal sobre la que vas a trabajar. 

5. Ves de menos a más

¿Tienes que hacer un agujero grande? Pues ves poco a poco y empieza por uno pequeño. Comienza taladrando con una broca helicoidal de un diámetro de ¼. Ve taladrando agujeros con brocas de mayor diámetro cada vez hasta que el agujero alcance el tamaño deseado. 

6. Limar el agujero

Después de hacer un agujero en metal, hay que limarlo para eliminar los bordes afilados o las rebabas que queden. Puedes hacerlo con una lima para metal o, si no tienes, puedes girar la broca pasándola por los laterales de orificio para suavizar el borde.

7. Taladra a velocidad baja

Es recomendable taladrar metal usando una velocidad lenta. Cuanto más rápido gira la broca, más caliente se pone y podría romperse. Los metales duros como el acero y las brocas más grandes requieren velocidades aún más lentas. Con una broca pequeña de 1/16 a 3/16, se pueden perforar la mayoría de los metales a 3.000 rpm. Para las brocas helicoidales más grandes (de 11/16 a 1 pulg.), se recomiendan velocidades de 350 a 1.000 rpm.

8. Envuelve en madera el metal

¿Quieres hacer agujeros limpios y precisos en una chapa de metal delgada? Coloca la chapa entre dos piezas de madera y sujétalo todo en un banco de trabajo. Las maderas harán que la chapa quede plana y evitarán que la broca se desplace mientras perforas la chapa.

9. Utiliza brocas escalonadas

Las brocas escalonadas están diseñadas para perforar agujeros en láminas de metal y otros materiales delgados. Son ideales para hacer un agujero limpio y de tamaño perfecto en acero, acero inoxidable, etc. La broca escalonada para metal te permitirá perforar agujeros de distintos diámetros. El inconveniente es que las brocas escalonadas son más caras que las brocas convencionales. 

10. Protege tus ojos

Los pequeños fragmentos de metal que se desprenden al perforar este material son muy peligrosos para los ojos. Pueden causar lesiones oculares graves. Por ello, a la hora de taladrar metales es casi obligatorio que utilices gafas de protección adecuadas al trabajo que vas a realizar. Procurando que tapen tus ojos tanto de frente como por los lados de la cara.

Conclusión

Cómo perforar metal no es una tarea complicada como te hemos enseñado en este post. Para realizar un buen trabajo es preciso contar con las brocas de taladro para metal apropiadas para el material que quieres perforar. También hay que prepararse adecuadamente y contar con un buen taladro. Así tendrás asegurado el éxito.


En MasFerretería te ayudamos a elegir todos los materiales necesarios para taladrar metal.

logo-masferreteria-300x103