como-proteger-plantas-del-frio

En estos meses en los que las temperaturas bajan en extremo durante la noche es recomendable que sepas cómo proteger plantas del frío. Y es que son muchos los árboles y las plantas de tu jardín que pueden deteriorarse o morir a causa de las heladas nocturnas y del frío extremo del invierno.

Las noches claras y tranquilas, donde hay pocas o ninguna nube para reflejar el calor en el suelo y poco o ningún viento para dispersar las zonas más cálidas del aire, son la ideales para las heladas. El aire frío luego se deposita en el punto más bajo, mientras que el aire caliente se eleva y se aleja del suelo.

Las heladas provocan que se formen cristales de hielo en las células de las plantas, dañándolas gravemente. El hielo hace que el agua no esté disponible para los tejidos de las plantas e interrumpe el movimiento de los fluidos dentro de la planta. Las hojas dañadas por la escarcha aparecen empapadas en agua, marchitas y se vuelven de color marrón oscuro o negro. Sus tejidos no son capaces de absorber el agua, y la planta muere por desecación.

La protección de plantas y árboles en clima frío requiere un poco de planificación previa. Asimismo, es preciso conocer de antemano qué tipo de árboles y plantas resisten mejor las bajas temperaturas. De ese modo, te será más sencillo mantener con buena salud tu jardín.

A continuación, te explicamos qué tener en cuenta antes de escoger una planta si vives en una zona fría y propensa a las heladas.

Consejos para elegir árboles y plantas en climas fríos

Conocer la resistencia de las especies de plantas

Lo primero que debes valorar antes de plantar es que las plantas se clasifican de acuerdo con las temperaturas mínimas que normalmente toleran. Las llamadas “plantas resistentes” toleran cierta cantidad de congelación a corto plazo. Mientras que las “plantas tiernas” mueren o resultan dañadas por las temperaturas de congelación.

Así, encontramos que las mejores plantas resistentes al frío para un huerto son el brócoli, las zanahorias, la lechuga, el repollo, las cebolletas, el rábano, las espinacas, las acelgas o los puerros.

Por contra, las plantas tiernas son más sensibles a las heladas. Entre esta clase de plantas encontramos los aguacates, los tomates, los pimientos, las berenjenas, el maiz, las buganvillas, las fucsias, las begonias, los geranios o los árboles cítricos. También arbustos y árboles que florecen en primavera, como el cerezo y la azalea.

Trucos-para-proteger-plantas-del-frio

Elegir la mejor ubicación

Existen una serie de factores que pueden influir en que la vida de un árbol o planta se alargue o no. La elevación del terreno, la reflectividad de la superficie, las propiedades del suelo, la cubierta del dosel y la proximidad a otras estructuras o plantas pueden afectar la radiación de calor que reciben tus plantas.

Evita plantar especies tiernas en áreas abiertas y expuestas o en lugares bajos donde se asienta el aire frío. Este tipo de plantas es mejor colocarlas cerca de una pared orientada al sur o al oeste, que absorbe el calor durante el día y lo irradia por la noche. Cercas, cantos rodados, paredes, arbustos y otras plantas también pueden cumplir una función de protección para las otras plantaciones cercanas.

Las zonas con depresiones en el suelo son muy propensas a congelarse, evita plantar en ellas. El aire frío se drena en esta especie de «bolsillos» y no puede salir. Cuando esto sucede, las plantas ubicadas en las áreas deprimidas pueden sufrir daños por heladas. Por eso, procura no sembrar semillas o plantar nuevas plantas en estos lugares bajos.

Trucos para proteger plantas del frío

Cuando llega el frío, no solo las personas necesitamos protegernos. Para garantizar que tus plantas y árboles sobreviven a las bajas temperaturas es posible que sea necesario cubrirlas al igual que hacemos nosotros mismos.

1. Añadir mantillo

Una capa de mantillo puede ayudar a proteger las plantas perennes y los arbustos y árboles recién plantados cuando las temperaturas frías golpean. A medida que el suelo se congela y se derrite, puede dejar a la intemperie algunas raíces superficiales del suelo, haciéndolas aún más vulnerables. El mantillo ayuda a proporcionar una capa de protección a las raíces de la planta en estos casos.

2. Tapar árboles y plantas

Si tienes árboles jóvenes o variedades que tienen una corteza delgada (incluyendo algunos árboles frutales), envuelve su tronco con cartón, mantas o telas. De lo contrario, a medida que la corteza se expande cuando la temperatura es cálida y se contrae cuando se enfría, es probable que se pueda romper. También puedes usar plástico para tapar árboles y plantas, pero asegúrate de que sea negro para que refleje los rayos del sol y no haga efecto invernadero sobre el tronco.

Si vas a cubrir tus plantas antes de una helada fuerte, es mejor hacerlo antes del anochecer. Si esperas hasta que caiga la oscuridad, la mayor parte del calor almacenado en el jardín se habrá disipado.

proteger-plantas-del-frio

No importa qué tipo de cubierta uses, asegúrate de que se extienda hasta el suelo en cada lado. No dejes ninguna abertura para que el calor no se escape. También es recomendable usar estacas para evitar que el material protector entre en contacto con el follaje. Echa por encima de la planta el protector evitando que se pegue al tronco. Así el calor que irradia el suelo llegará a la planta.

Por la mañana, después de que la escarcha se haya descongelado, retira las cubiertas. Si no lo haces, la planta podría romper su latencia y comenzar a crecer activamente nuevamente, lo que la haría aún más susceptible a daños por heladas en el futuro.

3. Mojar el suelo

Riega el suelo a fondo (excepto alrededor de plantas suculentas). El suelo húmedo mantiene el calor mejor que el suelo seco, protegiendo las raíces y calentando el aire cerca del suelo. Así se previenen la congelación de las raíces de la planta. Durante la noche, el suelo húmedo liberará humedad en el aire, lo que elevará la temperatura y mantendrá las plantas más cálidas.

Es recomendable que mantengas las plantas más delicadas en macetas, para que puedas llevarlas a un lugar resguardado cuando bajen las temperaturas.

4. Endurecer las plántulas

Antes de plantar las plantas de semillero, puedes aclimatarlas al aire libre exponiéndolas gradualmente a las condiciones externas. Este proceso es conocido como endurecimiento, y puede ayudarte a cultivar plantas más fuertes, que tengan más probabilidades de soportar las inclemencias meteorológicas.

El proceso de endurecimiento debe comenzar unos 14 días antes del trasplante. Cuando el clima es suave y por encima de los 7 °C, coloca las plantas de semillero afuera durante el día en un lugar cálido y sombreado que esté protegido del viento. Por la noche, llévalas al de nuevo al interior.

Transcurridas dos semanas, las plantas de semillero serán plantas más fuertes y resistentes, y estarán listas para el trasplante.

¿Qué hacer si mis plantas tienen daños por helada?

El hecho de que veas que tus plantas han sido dañadas por las heladas no significa necesariamente que debas tomar medidas drásticas. Muchas plantas son sorprendentemente muy resistentes y es probable que cuando llegue la primavera rebroten.

Por eso, la mejor opción es esperar hasta que las temperaturas comiencen a subir nuevamente (generalmente alrededor de marzo) y observar si brotan nuevas hojas.

En MasFerretería ponemos a tu alcance todo lo necesario para cuidar tu jardín. Visita nuestra web y… ¡Descúbrelo!

logo-masferreteria-300x103