cuando-escarificar-el-cesped

A todos nos encanta contemplar esos jardines verdes y bien cuidados, pero no siempre es fácil conseguirlo. Si tienes césped en tu jardín sabrás que es complicado lograr el espesor idóneo y que no queden “calvas” o zonas en las que la hierba se seque. El truco está es saber cuándo escarificar el césped y cómo hacerlo. Veamos en qué consiste esta técnica.

¿Qué significa “escarificar el césped”?

Con el paso del tiempo, las malas hierbas, el musgo, las raíces y los tallos de césped muerto se acumulan en el suelo bajo el césped, formando una capa llamada fieltro o thatch. Esta capa contiene una gran cantidad de materia orgánica que puede tardar años en descomponerse y no deja respirar a la tierra que alimenta al césped.

Esto hace que se bloquee su crecimiento, aparezcan zonas con “calvas” e, incluso, en los casos más graves, que la mayor parte de la superficie con césped se seque. Debido al thatch, la tierra no es capaz de tener acceso al agua, a los nutrientes y al aire que necesita para germinar las semillas de césped.

Para deshacerse de esa capa de fieltro y hacer que el suelo vuelva a respirar y a llenarse de nutrientes que llenen de vida a tu césped y le hagan brotar con fuerza, es preciso escarificar el césped.

Como escarificar el cesped  

Antes de proceder a escarificar el césped de tu jardín, debes prepararlo para el proceso. Para empezar, es necesario cortar el césped dejándolo muy bajo los días previos, para que el aire penetre lo más posible entre el pasto y las posibles malas hierbas se sequen. Si hay alguna maleza en tu césped, elimínala manualmente sin utilizar ningún herbicida, pues podría causar problemas de germinación de las nuevas semillas posteriormente. También debes asegurarte de que el suelo que vas a escarificar tiene una buena humedad, para que después el césped se recupere lo más rápido posible.

El día antes de escarificar el césped, vuelve a cortarlo lo más bajo posible para ayudar a eliminar el exceso de humedad. Además, la hierba larga solo creará resistencia al escarificador y generará más residuos para recoger.

Para escarificar, puedes utilizar un rastrillo o un escarificador manual o eléctrico. Coloca las hojas del escarificador a la altura requerida: si el césped es denso y elástico, entonces una pasada inicial justo en la superficie despejará el camino para una segunda pasada más baja.

Repite el proceso tantas veces como sea necesario, bajando las cuchillas de corte vertical a medida que avanzas, hasta que estés satisfecho de haber eliminado suficiente capa de fieltro. Si los restos de hierba y basura del fieltro siguen saliendo libremente, continúa escarificando hasta que creas que el terreno ha quedado bien aireado y limpio.

Se recomienda que cada pasada se haga a 90 grados de la anterior, para asegurar que el césped se levanta cada vez y se maximiza la eficiencia de la máquina.

Una vez escarificado el césped es posible que tengas que recoger la hierba y los residuos que haya generado el proceso. En el caso de que tras el escarificado queden parches vacíos, deberás airearlos y sembrar nuevas semillas en esas zonas para que se repueble el nuevo césped.

Qué es un escarificador de césped

Un escarificador es similar a un cortacésped, pero consta de una serie de cuchillas o púas de alambre verticales, espaciadas a lo largo de un carrete o cilindro. Estas cuchillas verticales actúan como un peine vigoroso, que al estar en movimiento expulsan cualquier acumulación de basura incrustada en el suelo a la superficie.

Generalmente las cuchillas del escarificador se pueden bajar, o elevar, en función de la profundidad de la capa de fieltro que haya que combatir. Cuanto más profundas sean las hojas, y cuanto más extrema y vigorosa sea la acción que ejercen las cuchillas sobre las raíces, más posibilidades habrá de recuperar con éxito la zona de césped dañada.

El escarificador de césped realizará una incisión profunda en el suelo. Atravesará las raíces de la hierba poco profundas, lo que estimulará el crecimiento de nuevos brotes. Si el proceso de escarificado se practica con regularidad, la poda de raíces fomentará la aparición de una zona de raíces de césped más gruesa, ayudará a eliminar las malas hierbas y desalentará la aparición del musgo.

Se puede configurar el escarificador para que solo rastrille la superficie del suelo sin llegar hasta las raíces de la hierba. Este procedimiento es efectivo si solo quieres eliminar una acumulación de césped muerto o retirar un crecimiento lateral no deseado. Este escarificado superficial del césped es especialmente beneficioso durante la temporada de crecimiento activo.

desbrozadora-cesped

Cuando escarificar el cesped  

Una de las preguntas más habituales cuando tienes jardín es cuando escarificar el cesped. Y es que elegir el momento del año ideal para realizar la escarificación del césped puede marcar la diferencia entre realizar un buen trabajo o, directamente, acabar con tu césped causándole un daño irreversible. Por ello, es preciso programar la escarificación teniendo en cuenta las condiciones climatológicas que necesitará el césped para recuperarse. Por ello, vamos a procurar realizar esta tarea cuando haga sol y lluvia, y evitando el frío o calor extremos y los períodos de sequía.

Teniendo estas restricciones presentes, en España las mejores épocas para escarificar el césped son la primavera y el otoño.

Escarificar en primavera

En primavera la escarificación debe ser ligera. El mes de abril suele ser el más adecuado, puesto que el frío extremo suele desaparecer. Son fechas en las que la temperatura de la tierra se suaviza, sale el sol y también llueve bastante. Todo esto favorecerá el crecimiento y la recuperación del césped tras el proceso de escarificado.

Escarificar en otoño

Sin embargo, si tu césped está en muy malas condiciones y necesita un escarificado profundo, deberás esperar a la llegada del otoño para hacerlo. Esto se debe a que el rastrillado pesado que vas a tener que hacer va a provocar que el césped en muchas de las zonas prácticamente desaparezca. Habrá muchas áreas en las que se verá exclusivamente el suelo. De esta manera, la tierra quedará perfecta para recibir a las nuevas semillas de césped, pero también para todas las semillas de otras hierbas y maleza que pululan alrededor.

Si este proceso se hace en primavera, es muy probable que se favorezca que crezca tanto el césped como otras hierbas que no deseamos. Mientras que en otoño, el clima evitará que la maleza se extienda. Y favorecerá que las semillas de césped encuentren el hábitat perfecto para desarrollarse.

Consideraciones para saber cuándo escarificar el césped

Sin embargo, no en todas las circunstancias la mejor época para escarificar es el otoño. Para saber cuándo escarificar el césped, hay que valorar también otros factores. Estos son algunos ejemplos:

  • Si en otoño no pudiste escarificar el césped, es mejor que no lo pospongas al próximo otoño. Aprovecha para escarificar en primavera.
  • Si la zona de césped a escarificar es sombreada, su tendencia será a quedarse bastante despoblada durante el invierno. Crecerá con la llegada de la primavera. Por ello, en estos casos es mejor que escarifiques durante la primavera y no durante el otoño (pues, al césped le costaría mucho más recuperarse).
  • Si el área que hay que escarificar está bajo los árboles, hay que tener en cuenta que la sombra de los árboles más la caída de las hojas en otoño, reducirá la salud y el vigor del césped. Mientras que en la primavera, desde finales de marzo hasta abril, los árboles están desnudos. Esto permitirá que llegue más luz al césped y favorecerá su crecimiento. Por ello, en este caso la primavera será también la mejor época para escarificar, puesto que las nuevas semillas tendrán en esas fechas más oportunidad para crecer.

Qué hacer después de escarificar el césped

Después de cualquier tratamiento invasivo, como lo es la escarificación, siempre se debe ayudar al césped a recuperarse. Esto es más fácil si has sido prudente y has respetado la mejor época para escarificar tu césped. Eso hará que la naturaleza proporcione la temperatura, el sol y la lluvia necesarias para acelerar su proceso de recuperación.

Pero además de dejar a la naturaleza que actúe, puedes realizar algunas tareas como las siguientes. Así ayudarás a tu césped crecer sano después de escarificarlo.

Eliminar cualquier resto de musgo

Si había musgo en el césped y queda algún resto, es preciso que intentes eliminarlo. Para ello puedes rociar sobre el césped alguna solución antimusgo a base de sulfato ferroso. Esta es una de las mejores formas de reducir la infestación de musgo.

Acelerar la velocidad de crecimiento y mejorar la densidad del césped

Para ello, tendrás que cubrir el área rastrillada con una espesa capa de nuevas semillas de césped. Así conseguirás un mayor espesor y una mayor uniformidad en la hierba de tu jardín.  

Fertilizar después de escarificar

Los fertilizantes ayudan al césped a combatir el estrés de la escarificación y lo protegen contra las enfermedades.

Si vas a usar sulfato de hierro o un fertilizante con hierro, espera al menos un par de días a sembrar las nuevas semillas. También se pueden aplicar otros fertilizantes, como los que contienen potasio. En cualquier caso, sigue las instrucciones del fabricante a la hora de aplicarlo.

Regar

Las nuevas semillas de césped van a necesitar de lluvia suave y humedad para crecer en las condiciones idóneas tras un escarificado. Si tienes la mala suerte de que justo tras escarificar el césped no llueve, tendrás que poner en marcha los aspersores y regarlo como se merece.

Ahora ya sabés cómo escarificar el césped y cuándo debes hacerlo para obtener los mejores resultados. En MasFerretería puedes encontrar todas las herramientas que necesitas para dejar el césped de tu jardín perfecto.

¿A qué esperas?

logo-masferreteria-300x103