como-elegir-pergolas-para-jardin

¿Cómo elegir pérgolas para el jardín?

Complementar una terraza, jardín o piscina con una estructura decorativa y funcional, como las pérgolas para el jardín, es una gran manera de sacar provecho del espacio al aire libre.

Las pérgolas son piezas arquitectónicas autónomas o anexadas a la vivienda que brindan sombra, refugio y estilo a cualquier tipo de construcción. Si eres manitas, puedes construir tu propia pérgola con diferentes materiales o puedes adquirir la estructura desmontada y pedir ayuda para ensamblar la pérgola prefabricada.

Antes de poner manos a la obra, es fundamental saber cuál es la mejor pérgola para tu hogar. En este artículo, conocerás las características de los tipos de pérgolas disponibles en el mercado. ¡Sigue leyendo para hallar el producto ideal para ti!

Tipos de pérgolas de jardín según sus materiales

Uno de los rasgos más importantes al momento de elegir la pérgola ideal para ti es el material con el que ha sido fabricada. En el mercado, encontrarás una amplia variedad de modelos y tipos de pérgolas para decorar tu jardín. Cada una de ellas tiene sus características propias y sus utilidades específicas.

A continuación, podrás conocer cuáles son las pérgolas de jardín según el material más convenientes. ¡Descubre las diferencias y ventajas de cada modelo!

Las pérgolas de jardín de madera

La madera es un material de buena calidad, duradero y resistente. Es fácil de trabajar, por lo que podrás crear diseños simples o más complejos. La madera le aporta a los ambientes calidez y una sensación hogareña, a diferencia de las piezas metálicas o plásticas que son más frías.

Entre las maderas más elegidas, se destacan el roble, el pino, el nogal, el fresno, el abeto y la lenga. La elección dependerá del presupuesto disponible, el estilo buscado y el tono de la madera.

Las pérgolas de madera lucen muy bonitas con complementos. Por ejemplo, las plantas trepadoras, las rocas o las cortinas de telas claras. Con este material, podrás erigir un cenador funcional o un espacio de descanso agradable. Procura elegir una iluminación cálida para crear un efecto acogedor e íntimo. ¡Atrévete a construir una pérgola de madera en tu jardín!

Atención: es fundamental tratar la madera para que la pérgola no se deteriore. Las estructuras a la intemperie están expuestas a nieve, agua, rayos UV y otros factores no climáticos que pueden dañar el acabado de la madera, o afectar la estabilidad del esqueleto.

Las pérgolas de jardín de metal

¿Quieres modernizar tu jardín? ¡Monta una pérgola de metal! Las pérgolas metálicas pueden fabricarse con aluminio o acero galvanizado, para que no se oxiden. Son una de las estructuras más resistentes del sector. Pueden limpiarse con facilidad y su mantenimiento es sencillo.

En el mercado, encontrarás pérgolas de metal corredizas y pérgolas bioclimáticas, fabricadas con lamas de aluminio transpirables, impermeables y móviles.

La pérgola con toldo de lona

Los toldos de lona son artículos utilizados con frecuencia en las pérgolas para jardín o terraza. El cobertor de lona se puede instalar en estructuras fabricadas con materiales como el metal o la madera.

La lona es ideal para sitios donde existe una exposición permanente al sol o a las inclemencias climáticas (aunque se desaconseja su uso en sitios muy ventosos porque es probable que la tela se rompa). En este sentido, opta por una lona impermeable, fácil de limpiar, resistente a los rayos UV y al granizo. Un producto con estas características perdurará por años.

La pérgola de cañizo

Tanto las cañas naturales como las cañas artificiales son excelentes materiales para construir pérgolas porque se acoplan al paisaje con total naturalidad. Los elementos metálicos o los toldos pueden desequilibrar la armonía del jardín. En cambio, los techos de cañizo o de mimbre crean un espacio homogéneo y silvestre.

Si bien este material no es tan funcional como el toldo, genera sombra abundante y luce muy bonito en entornos salvajes y en terrazas, incluso. No te cubrirá de la lluvia pero sí tendrás un espacio bien ventilado y fresco para disfrutar durante las acaloradas jornadas estivales.

Para montar el techo, dispone las cañas paralelamente sobre la estructura de madera, metal u otro material. Cruza un alambre galvanizado entre las cañas para amarrarlas entre sí, y aferra el cañizo a la pérgola para finalizar. Otras opciones son comprar el rollo de cañizo natural listo para colocar o adquirir cañizo artificial.

La pérgola con techo de bambú

El techo de bambú para pérgolas crea un ambiente calmo, fresco y playero. Sus características son similares a las de los techos de cañizo. Las fibras de bambú también se tejen con alambre galvanizado, pero este material es mucho más resistente.

Pérgolas de jardín de estilo rústico o moderno: ¿cuál es la ideal para ti?

Los diseños de las pérgolas son heterogéneos y variados, ya que tú puedes crear tu propio croquis. Pero, a grandes rasgos, los tipos de pérgola según el estilo pueden agruparse en dos grupos: rústicas y modernas.

  • Pérgolas rústicas: lucen toscas, silvestres y al natural. El aire campechano viene de la simpleza y la naturalidad. En este estilo, no suelen haber terminaciones prolijas, ornamentación o materiales innovadores. Los materiales usados para crear estas estructuras son la madera, el cañizo o el bambú. En estas construcciones, se prioriza la resistencia y duración de los componentes, en lugar de la originalidad o la elegancia de los mismos.
  • Pérgolas modernas: lucen innovadoras, decorativas y minimalistas. A diferencia de las pérgolas rústicas, el diseño moderno recuerda a figuras geométricas con ángulos rectos y líneas perpendiculares mientras que los techos adoptan formas inclinadas, a dos aguas o abovedadas. Ya que estas estructuras suelen ser metálicas (de hierro, acero o aluminio, entre otros), lo que permite la maleabilidad para lograr siluetas más creativas y llamativas.

¿Es mejor una pérgola fija o una pérgola independiente?

Las pérgolas de jardín son elementos muy versátiles ya que pueden montarse separados de tu hogar o unidos a él. En este sentido, se destacan dos modelos de estructuras:

  • Pérgolas fijas: son aquellas que sirven como prolongación o anexo a la construcción principal. Pueden ir ensambladas a la fachada en el frente, los laterales o la parte trasera de la edificación. Son ideales para terrazas o porches.
  • Pérgolas independientes: son aquellas que se instalan de forma autónoma. Siéntete libre de construir la estructura en cualquier rincón del jardín sin necesidad de amurar el esqueleto a una pared. Algunas de estas pérgolas pueden ser móviles y desplazarse con mayor facilidad que otras.

¡Encuentra el modelo más funcional para ti!

¿Qué tipo de pérgola elegir en tu jardín?

Al momento de elegir la decoración de tu jardín, ten en cuenta las siguientes respuestas. ¿Cuál es el propósito de la estructura? ¿Qué irá debajo de la pérgola? Si tu idea es colocar una mesa de comedor, tal vez sea conveniente montar la estructura de manera anexa al hogar, así estarás expandiendo el espacio cubierto de tu vivienda. En cambio, si deseas montar un huerto o hacer un jardín cubierto, colócalo preferentemente en un sitio más alejado de la casa para no atraer insectos y bichos hacia las ventanas.

¿Vives en una zona muy tormentosa? La pérgola es un elemento versátil por lo que podrás adaptar su estructura según el clima o la época del año. Puedes cerrar la pérgola con cristales plegables, con una tela plástica o una cortina por los laterales. Así harás de este espacio un sitio multiusos para disfrutar en todo momento.

Ten en cuenta la orientación de la vivienda para elegir el sitio dónde instalar la pérgola. Pregúntate desde dónde nace y hacia dónde se pone el sol, y analiza la cantidad de horas de sol diarias para determinar el mejor lugar. Puedes cubrir las vigas del techo con una lona para garantizar mayor sombra, aunque lo ideal será optar por las pérgolas de cañizo que son más tupidas y naturales.

Evalúa el tipo de suelo. Si deseas montar la estructura en el medio del parque, crea una base con piedras pequeñas o discos de troncos de madera. Recuerda que la mayoría de las pérgolas generan sombra pero también permiten el paso de la lluvia. Por lo tanto, tras una tormenta, es probable que la tierra bajo la pérgola permanezca húmeda por más tiempo. Para evitar el lodo, monta un suelo rústico o moderno, fijo o desmontable.

Antes de empezar a construir, asegúrate de que el suelo esté libre de tuberías, líneas eléctricas o alcantarillado, así no surgirán sorpresas al momento de cavar los pozos para colocar las columnas.

Por último, las pérgolas son piezas económicas y muy fáciles de montar. Por eso, son una excelente opción para decorar el jardín, recubrir un espacio al aire libre o extender el sitio habitable de tu vivienda. En la tienda de MasFerretería, encontrarás todos las herramientas y los materiales que necesitas para transformar tu jardín.

¿Necesitas ayuda para elegir una pérgola para el jardín? Contacta con el equipo de MasFerretería. Especialistas te brindarán asesoramiento y atención personalizada para que encuentres el producto perfecto para tu hogar. ¡Ponte en contacto ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *