Poda del olivo

Poda del olivo: técnicas, consejos y herramientas útiles

La poda de los árboles puede tener un fin puramente estético o, por el contrario, enfocado en lo funcional. En el caso de las plantaciones agrícolas, se trata de una acción estratégica ya que prolonga el período de productividad y acorta el período improductivo. Un buen ejemplo es la poda del olivo, una maniobra que se repite todos los años con el objetivo de aumentar la producción de aceitunas, enriquecer el desarrollo del árbol y equilibrar su crecimiento y fructificación.

En este artículo, descubrirás cuáles son las mejores técnicas, los consejos prácticos y las herramientas más útiles para podar un olivar. Aprende cómo está formado un árbol olivo y cuándo es mejor realizar la poda del mismo. ¡Sigue leyendo para aumentar la producción de tus plantaciones!

El árbol olivo, sus partes y sus enfermedades

La poda del olivo es un proceso que requiere de conocimientos previos para ser llevado a cabo de manera correcta. Para comprenderlo, es esencial conocer las partes del árbol olivo y conocer cuáles son las enfermedades que amenazan la salud de esta especie. 

Sistema radicular del olivar

El sistema radicular de estos ejemplares está conformado por una o varias raíces principales y una serie de raíces laterales que, a su vez, poseen raíces más finas en sus extremos conocidas como estambres. De la semilla, crece una raíz principal pivotante, es decir, vertical. Sin embargo, esta raíz suele atrofiarse cuando la planta es trasplantada.

La tarea del sistema radicular es garantizar la fijación al suelo, la conducción de agua y sales minerales, el almacenamiento de reservas y la absorción de nutrientes. 

Tronco de los olivos

El tronco es el responsable de proveer sostén al esqueleto del árbol. Está formado por una médula donde se encuentran las sustancias de reserva, una tejido compuesto de vasos conductores y una corteza exterior que ofrece protección. El tronco de los olivos se engrosa hacia la parte inferior. Esta parte se llama “cuello”. 

Rama de olivo

En un olivo, existen ramas primarias y secundarias que conforman el esqueleto del árbol. A su vez, de estas últimas, se forman los ramos que pueden ser de madera, de flores y frutos o mixtos. La rama de olivo es la que conduce la savia de las raíces a las hojas, además de almacenar nutrientes. 

Hojas de olivo

Esta parte se ocupa de realizar la fotosíntesis, la transpiración y la respiración, si bien no son tareas exclusivas de la hoja de olivo. Para cumplir con la función clorofílica, es necesario que las hojas de olivo posean buena temperatura, aireación y luminosidad. 

Flor del olivo

La flor del olivo crece en racimos de diez a cuarenta ejemplares. Muchas personas se preguntan sobre como se llama la flor del olivo. Según la zona, se puede llamar trama, rapa, cadillo o esquimo. 

La fecundación de la flor del olivo suele darse por la acción del viento. La flor cae y se desarrolla el fruto que irá cambiando de color durante el período de maduración, desde el verde intenso al negro. 

Particularidades y enfermedades del olivo

El olivo es un árbol que resiste climas fríos y cálidos, incluso largas sequías. Si bien no posee un modelo bianual de cosecha, el olivar sufre de un fenómeno llamado “vecería”. Es decir, a un año de abundante cosecha le sigue otro de cosecha pequeña o nula. Se desconocen las razones que dan origen a este fenómeno. Pero, para combatir las alteraciones en los niveles de productividad, los agricultores y científicos han propuesto una serie de técnicas como el aclareo de frutos, el riego, el uso de fertilizantes nitrogenados, la reducción de la floración con podas estratégicas y el adelanto de la recolección de las olivas. 

El árbol olivo suele sufrir el impacto de la invasión de bacterias y las plagas de insectos, como el prays, la mosca y la cochinilla. Los hongos son otros de los principales responsables de dar origen a las enfermedades del olivo. El repilo, también llamado ojo de gallo o vivillo, es una de las peores amenazas para estos árboles, ya que genera la defoliación precoz del olivo afectando su producción.

¿Cómo podar un olivo?

Es primordial aprender cómo podar olivos sin cometer errores que puedan afectar la productividad de la planta. Para obtener buenos resultados durante la poda del olivo, se debe tener en cuenta el propósito del procedimiento y, por lo tanto, qué tipo de poda se llevará a cabo. Cada uno de estos tipos de podas es diferente ya que pretende alcanzar objetivos distintos. Por eso, deben aplicarse distintas técnicas.

Técnicas para podar olivos

Podar un árbol no es tarea sencilla. No se trata únicamente de coger las tijeras de poda y empezar a cortar ramas, sino de conocer a fondo el cuándo, el cómo y el para qué de este proceso. 

Las técnicas para podar olivos dependen del objetivo del agricultor. Según su propósito, se pueden clasificar en podas de formación, podas de producción y podas de regeneración

Poda de formación

Las podas de formación son aquellas que buscan incentivar el crecimiento de los árboles jóvenes. Se intenta crear un esqueleto como una estructura fuerte y sólida para alargar la vida productiva del árbol olivo. Por eso, la poda de formación se realiza durante los primeros años de vida del árbol.

En el transcurso de los primeros tres años, las intervenciones son pocas. Con ellas, se pretende controlar la altura mínima del árbol y se procura extender el período improductivo del ejemplar. A partir de los tres años, se realizan intervenciones anuales pero siempre de forma ligera. 

Poda de producción

Las podas de producción se ejecutan cuando el árbol se encuentra en un periodo de adultez. Se trata de una poda ligera donde se busca remover las ramas rotas y enfermas para aumentar la recepción de radiación solar. La intensidad de la poda de producción debe ser menor en sitios con lluvias frecuentes y cuantiosas. 

A diferencia de la poda de formación, aquí el propósito es alargar el periodo de productividad del árbol olivo. Por eso, se recomienda aumentar el tamaño de la copa de los árboles para que el olivar pueda captar mayor luz solar y dejar una buena cantidad de hojas para que los rayos del sol no se dirijan directamente a las ramas. 

Poda de regeneración

Las podas de regeneración intentan incrementar y prolongar el nivel de productividad de las cosechas. Una poda de regeneración es una de las estrategias para combatir el deterioro y el envejecimiento del olivar. Aquí la técnica para podar olivos se basa en retirar las ramas viejas para alentar el crecimiento de ramas nuevas. 

Herramientas para la poda del olivo

La tarea de podar un olivo se volverá mucho más sencilla si utilizas las herramientas correctas. El uso de cizallas o tijeras de podar es aconsejable para recortar las ramas pequeñas que se encuentran en la parte baja del árbol. Para cortar las ramas pequeñas ubicadas en altura, es aconsejable la utilización de cizallas con mango telescópico. Si es necesario utilizar una escalera, el trabajador deberá tener en cuenta las medidas de protección necesarias para trabajos en altura, como el uso de casco y arnés de seguridad. 

Por último, la sierra es la herramienta para la poda del olivo adecuada a la hora de cortar las ramas más gruesas y grandes. El uso de guantes y ropa de trabajo, como monos y petos, es aconsejable para trabajar con mayor comodidad y garantizar la seguridad de los trabajadores del sector. 

¡Encuentra el mejor equipamiento para podar un olivo en la tienda de MasFerretería!

¿Cuándo se podan los olivos?

El mejor momento del año para podar un olvido es cuando su actividad vegetativa es mínima. Por eso, la poda se realiza siempre luego de la recogida de aceituna. La elección de la época dependerá de las temperaturas, el lugar geográfico y el tipo de producción. 

Se aconseja realizar el procedimiento entre el otoño y el invierno en sitios cálidos y cuando se trata de la cosecha de oliva para consumo. Sin embargo, es conveniente esperar al final del invierno en lugares demasiado fríos. Cuando la poda está destinada a la producción de aceite de oliva, se debe llevar adelante entre el fin del invierno y la mitad de la primavera. 

Consejos para la poda del olivo

El buen resultado de una poda dependerá de cuán cuidada sea la ejecución. Toma nota de estos consejos prácticos para mejorar la productividad de tu plantación y alargar su vida útil. 

  • Retira todas las ramas secas, rotas o enfermas. Procura que llegue la mayor cantidad de luz a las hojas para permitir la fotosíntesis.
  • Haz un corte limpio. Evita dañar las ramas. De este modo, obtendrás un crecimiento más abundante y efectivo del árbol olivo
  • Utiliza equipamiento de primer nivel. Para lograr un corte efectivo debes usar tijeras y herramientas con un buen filo y una hoja resistente. Usa únicamente productos homologados de buena calidad para sacar mayor provecho y realizar menos esfuerzo durante la poda del olivo

En MasFerretería, encontrarás todas las herramientas necesarias para podar un olivo. Adquiere maquinaria, indumentaria y accesorios de excelente calidad a precios competitivos. Cuida tu bolsillo sin descuidar el resultado final de tus trabajos y proyectos.

¡Visita la tienda de MasFerretería ahora!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *