Tipos de tornillos

¿Qué tipos de tornillos existen?

¿Has pedido alguna vez tornillos en una ferretería? Pues, entonces deberías saber que la variedad de tipos de tornillos es muy extensa. Por lo tanto, la frase “necesito tornillos” no es suficiente para darte lo que necesitas. 

Para empezar, podrías intentar responder a las siguientes cuestiones: ¿a dónde irá colocado el tornillo? ¿Qué planeas sujetar con él? ¿Quieres reemplazar un tornillo antiguo o vas a hacer una instalación nueva? ¿Qué herramientas tienes en casa? 

Efectivamente son muchas preguntas, pero quédate tranquilo. Hay un modo más fácil de descubrir qué modelo de tornillo necesitas.

En este artículo, aprenderás sobre todos los tipos de tornillos que hay en el mercado. Descubre de qué materiales están hechos los tornillos y cuáles son los usos recomendados para cada modelo. ¡Todo lo que debes saber sobre tornillos está aquí!

¿Qué es un tornillo?

Un tornillo es una pieza con un cuerpo cilíndrico o cónico que sirve para sujetar una cosa con otra, u otras. Las particularidades de este elemento son su cuerpo llamado vástago, que es parcial o totalmente en forma de hélice, y su cabeza generalmente ahuecada donde se coloca el destornillador. 

Vale la pena aclarar que, en algunos casos, los tornillos no tienen huella en la cabeza y se ajustan con una pinza. No obstante, en la mayoría de los casos, es gracias a estas dos características, que el tornillo se enrosca y garantiza así una sujeción firme y resistente. El tornillo se diferencia del clavo justamente por esa capacidad de enroscarse y, por lo tanto, es más seguro y confiable que los clavos.

La mayoría de los tornillos son de acero o hierro pero existen varios modelos fabricados a partir de materiales distintos y con propósitos diferentes. También las cabezas y los vástagos varían entre un tipo de tornillo y otro. 

Entonces, estas piezas se clasifican en diferentes grupos según el material, la forma de la cabeza, el tipo de rosca y las utilidades posibles. ¡Sigue leyendo para aprender más! 

Las partes de un tornillo

Un tornillo está formado por una cabeza y un vástago, que comprende la rosca y el cuello o espiga. La cabeza es la parte más ancha, y tiene una huella que es el hueco donde se apoya la punta del destornillador. El vástago abarca toda la parte cilíndrica o cónica más angosta. El área del cuello o la espiga es el sector liso. Esta parte puede ser más o menos extensa según el modelo del tornillo. 

Luego se encuentra la rosca que, a su vez, está formada por un filete o hilo, que es la superficie prismática en forma de hélice. En esta, se pueden ver el fondo, valle o raíz, los flancos y la cresta o paso, que es la parte afilada que se hace paso a través del orificio. Por último, la parte inferior del tornillo es conocida como el exterior o la punta. 

Las partes del tornillo pueden variar en forma y tamaño. A continuación aprenderás qué tipos de cabezas y roscas existen.

Los tipos de cabeza de tornillos

Cuando piensas en un tornillo, es probable que el primer diseño que te venga en mente sea el del tornillo de cabeza plana. La cabeza de este modelo tiene una línea sola. Es el diseño de uso más frecuente por ser económico y sencillo. Sin embargo, su funcionalidad tiene límites porque no es seguro ajustarlo con destornilladores eléctricos, ya que el artefacto puede salirse de la ranura y causar heridas. Se recomienda ajustar y desajustar la pieza con un destornillador manual de hoja plana.

Otras piezas de uso frecuente son el tornillo hexagonal, que simula ser una estrella de seis puntas, y el tornillo Phillips, llamado incorrectamente tornillo de estrella, cuya cabeza tiene forma de cruz.

Cuando la huella de la cabeza tiene forma de estrella de ocho puntas o de dos cruces superpuestas, entonces estás frente a un tornillo Pozidriv. En este modelo, los brazos de la estrella están separados por ángulos de cuarenta y cinco grados.

En la ferretería, también encontrarás el tornillo de cabeza cuadrada, o Robertson, que suele utilizarse en carpinterías y en el sector de construcción, en general. El tornillo de cabeza Allen es similar pero tiene un hueco hexagonal y se utiliza con una llave Allen.

Los tipos de roscas de tornillos

Las clasificaciones de las partes de un tornillo varían según parámetros diferentes, y las roscas no son la excepción. Según su posición, se distinguen las piezas con la rosca en el cilindro exterior que son los tornillos, y luego las tuercas que tienen la rosca en el interior. 

Según el número de filetes, se clasifican en roscas sencillas o de una entrada y roscas múltiples o de varias entradas. Según el sentido de la hélice, hay roscas a derecha, si se enrosca en el sentido de las agujas del reloj, o rosca a izquierda si avanza al sentido contrario. 

Por último, según el tipo de filete, se dividen en roscas trapeciales, de diente de sierra, redondas, eléctricas o Edison, cónicas, cilíndricas y triangulares, donde se inscriben la rosca métrica, la rosca Whitworth y la rosca de tubo blindado de acero.

Conoce los diferentes tipos de tornillos y sus usos

El mundo de los tornillos es muy amplio así que es muy probable que encuentres lo que buscas en cualquier tienda. En Más Ferretería, hallarás tornillos de excelente calidad a precios accesibles para sujetar cualquier objeto. 

Pero, es importante que tengas en cuenta qué uso le darás a ese tornillo. Ya que cada pieza tiene una resistencia a la rotura y un límite elástico de rotura propio, es decir, la tensión máxima que soportará el material antes de deformarse. Para cada uso, se precisa y aconseja una resistencia y un límite diferente. 

A continuación, podrás descubrir cuáles son los tipos de tornillos y sus usos según las superficies a atornillar. ¡Continua leyendo!

Los tipos de tornillos para madera

Los tornillos para madera se llaman tirafondos. En estos modelos, la rosca ocupa tres cuartos del vástago y el filete suele ser afilado para facilitar la colocación con destornilladores eléctricos o manuales. 

Las piezas pueden ser de diferentes materiales. Eso sí, ten en cuenta que, si eliges los tornillos de cabeza plana, lograrás un acabado más prolijo ya que la cabeza podrá quedar sumergida en la madera o al ras del borde.

Los tipos de tornillos para estructuras de acero

En el caso de las estructuras de acero, es muy importante poner atención en el sistema de rosca de los tornillos elegidos. Generalmente la unión de piezas metálicas se suele hacer con tornillos de rosca cilíndrica o tornillos con rosca triangular. Este último resiste bien a los esfuerzos y movimientos por lo que suele colocarse en máquinas. 

Es preferible que los tornillos tengan cabezas hexagonales, avellanadas, cilíndricas, Allen o en forma de estrella de seis puntas. Los tornillos fijados con agujero ciego también son útiles. 

Los tipos de tornillos para pared

El tipo de tornillo dependerá de qué objetos o estructuras desees fijar a las paredes. Los tirafondos suelen ser muy prácticos porque soportan elementos pesados, como electrodomésticos o muebles colgantes. 

Si vas a agujerear la pared, se recomienda colocar un taco de plástico dentro del hueco para que el tornillo quede sujeto con mayor firmeza. 

Los tipos de tornillos autoperforantes

Los tornillos autoperforantes tienen un filete triangular y un vástago cilíndrico. Su punta es cónica para atravesar mejor las superficies. 

Estos tornillos se utilizan para montar y ensamblar chapas sobre perfiles. Cuando se fijan a una pared, suelen llevar un anclaje plástico llamado ramplug.

Tipos de tornillos autorroscantes

Al igual que las piezas autoperforantes, los tornillos autorroscantes tienen el vástago cilíndrico y la punta cónica, mientras que la cabeza puede ser redonda, plana u oval. 

La punta es mucho más afilada que la de los tornillos de madera, ya que tiene que atravesar por sí sola láminas de metal, plástico, chapa e incluso madera. 

Si tienes dudas sobre qué tipo de tornillo necesitas, consulta con el equipo de Más Ferretería.

Descubre cuáles son las clases de tornillos según su material

No todas las clases de tornillos son iguales de resistentes y duraderas. Por eso, algunas clases de tornillos se utilizan en industrias y otros modelos son de uso doméstico. 

Conocer el material de las piezas es esencial para determinar el uso correcto de las mismas. Por ejemplo, los tornillos de acero inoxidable son perfectos para colocar en el exterior porque resisten bien la humedad. Los tornillos de plástico o acrílico transparente también son útiles porque no se oxidan.

Los tornillos de latón o latonados suelen emplearse en decoraciones, bricolaje y piezas de madera por su acabado dorado. Las piezas de cobre o hierro son muy resistentes, mientras que las piezas de acero cromado pueden usarse tanto en interiores como en exteriores y proporcionan un acabado prolijo y delicado. 

¿Qué tipo de tornillos estás buscando? En MasFerretería, encontrarás una gran variedad de tornillos, arandelas, tuercas y destornilladores. ¡Equípate con los productos de la tienda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *