Guias de cajones 

Sustituir las guías de los cajones es una forma excelente de mejorar el rendimiento de un mueble sin tener que cambiarlo por  completo: si los cajones ya no abren y cierran como antes y has descartado que haya algún elemento externo trabado, comprar unas guías nuevas es la mejor solución y la más económica.

Leer más...

Más sobre Guias de cajones

Actualmente, casi todos los muebles nuevos tienen sistemas de freno que impiden que los cajones golpeen el mueble si se cierran de forma violenta, evitando entre otras  cosas ruidos indeseados, pero esto no era así hace algunos años.

La buena noticia es que si tu cajonera no cuenta con ese dispositivo y está en buen estado, por lo que te da pena tirarla para comprar una nueva, simplemente sustituyendo las guías puedes disfrutar de unos  cajones que cierren de forma suave y silenciosa.

Antes de comenzar  a realizar el  cambio, debes  tomar todas las medidas necesarias, teniendo en cuenta tanto las dimensiones del cajón como el espacio que existe entre este y el resto del mueble, para que todo encaje a la perfección.

A la hora de elegir el material más adecuado, el metal resulta un poco más caro que el plástico, pero te  garantiza una mayor durabilidad, al tiempo que un correcto deslizamiento de ambas guías, sin saltos o parones provocados por el rozamiento.

Sustituir unas guías de cajón es un proceso bastante sencillo, ya que podemos utilizar las muescas de las guías anteriores para asegurar que quedan perfectamente instaladas en la posición correcta.

No obstante, si es la primera vez que lo haces, te recomendamos que pidas asesoramiento a uno de nuestros expertos, que estará encantado de recomendarte las herramientas que necesites y el proceso que debes seguir para que tu proyecto llegue a su fin con el mayor éxito posible.