Focos Portátiles 

Cuando hablamos de focos portátiles podemos estar refiriéndonos a dos posibilidades muy diferentes. Por un lado, los focos portátiles son aquellos que se colocan en el suelo clavados en nuestro jardín o en el exterior de nuestra casa para mantener el camino iluminado o para hacer más bonito el panorama. Estos focos se pueden rotar y mover para que alumbren a un punto determinado, es decir, dan una iluminación focal.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Focos portátiles

Este tipo de focos suele llevar un acumulador fotovoltaico, es decir, una placa solar pequeña, que se carga por el día y un sensor crepuscular, que hace que se enciendan por la noche, por lo que son ideales para zonas donde no llega el tendido eléctrico o incluso para clavar en grandes macetas. Este tipo de iluminación es muy importante, pues tener bien iluminado el exterior de tu hogar no solo te permitirá disfrutar más tiempo del jardín alargando las veladas, sino que también embellecerá su perímetro y, lo que es muy importante, aumentará la seguridad del hogar durante la noche. Estos focos portátiles pueden instalarse en el suelo del jardín, en la terraza, en el balcón o dónde quieras... Además, tienen modelos con diferente estética y tecnología, de manera que es imposible que no encuentres aquel que se ajuste perfectamente a lo que necesitas.

La otra posibilidad de focos portátiles son los de obras. Estos, son grandes focos portátiles que incluyen en su estructura un asa para transportarlos cómodamente. Constan de una estructura, generalmente de plástico y dentro de esta una gran bombilla capaz de aportar una gran cantidad de luz. Suelen usarse para el trabajo en obra por las noches o en condiciones de iluminación deficiente, como en interior donde no hay electricidad, trasteros y otros lugares donde la luz del sol tiene dificultades para entrar.