Topes para Puertas de Metal, Latón, Níquel, Plástico... 

Los topes para puertas tienen la misión proteger las paredes y muebles de los posibles golpes y desconchones que el picaporte de la puerta o ventana puede causar al abrirse con demasiada fuerza, ya sea por el viento o por un descuido del usuario.

Leer más...

Más sobre Topes para Puertas

En cuanto a los topes de puerta, es necesario distinguir una amplia clasificación según el diseño, los materiales y las técnicas de instalación. Algunos de los más utilizados son:

  • Tope convencional: Es el más simple y tradicional. Busca proteger las paredes los golpes causados por la puerta o ventana o su tirador. En cuanto a la instalación, podemos encontrar topes convencionales tanto con adhesivos como para atornillar. Además, están fabricados en varios acabados (madera, plástico, etcétera), incluso decorativos, para que puedan combinar a la perfección con el diseño del suelo o con los herrajes de dicha puerta.

  • Tope silencioso: Este aporta, en comparación con el convencional, una mayor comodidad, además de la ventaja de la insonorización, pues cuando la puerta golpea contra el tope silencioso,el material del que este está hecho absorbe el impacto y también el ruido.

  • Tope retenedor: Está pensado para que, además de proteger, sujete la puerta y no haya portazos capaces de molestar en el desarrollo de tareas como la lectura o el trabajo. Los topes retenedores también están disponibles en formato adhesivo y formato para atornillar, además de contar con varios acabados para combinarlos con el resto de elementos.

Cómo se colocan los topes para puertas

Si son topes instalados mediante adhesivos, es necesario limpiar previamente con alcohol la superficie sobre la que se va a colocar, presionar con firmeza y dejar que pasen 24 horas antes de utilizarlo, para que se pegue con más firmeza. La principal ventaja de los adhesivos es su poca dificultad de instalación y que, en caso de querer quitar el tope, se puede hacer rápidamente y sin dejar ningún tipo de marca en el suelo o en el lugar en el que esté colocado.

Por su parte, atornillar los topes es una manera de aumentar sus resistencia, ya que estarán fijados con más firmeza; eso sí, con el inconveniente de que es una instalación permanente y de que su retirada dejará un agujero en nuestro suelo.

Si quieres colocar un tope adhesivo porque, por ejemplo, tu casa tiene suelo radiante en el que no puedes atornillar, pero quieres incrementar su resistencia, visita nuestra sección de adhesivos de uso industrial y doméstico: encontrarás la solución que necesitas.