BARBACOAS 2016

Con la llegada del verano uno de los elementos que no pueden faltar para amenizar

nuestras vacaciones y disfrutar de suculentos platos es la barbacoa. Además, sirve

para reunir a familiares y amigos en magníficas tardes de ocio. Por ello, en

Masferretería tenemos una amplia selección donde se incluyen desde barbacoas de

gas hasta barbacoas de carbón.

BARBACOAS DE GAS VS BARBACOAS DE CARBÓN

Ambas opciones ofrecen un exquisito sabor. No obstante, existen algunas

diferencias notables a tener en cuenta para degustar una parrillada perfecta. Una

de ellas es que la barbacoa de gas mantiene el sabor y olor natural de los

alimentos, mientras que la barbacoa de carbón o incluso, de leña, los entremezcla

con vapores y humos.

Sin embargo, muchas personas prefieren utilizar las clásicas barbacoas que tan

peculiar y exclusivo aroma introducen, cuya preparación requiere una mano

experta para mantener el fuego y condicionarlo a nuestro gusto. Esta es otra de las

variaciones que ofrece la barbacoa de gas, ya que su encendido puede ser realizado

pulsando un botón.

Una vez hayamos acabado de cocinar, es igual de sencillo apagarlo y por supuesto,

limpiarlo. Al no tener que quemar el carbón, se generan menos manchas difíciles

de quitar, por ello, su mantenimiento es tarea fácil y no es necesario ningún

esfuerzo.

No obstante, todas ellas pueden tener ventajas en común. Un ejemplo de ello es

que las nuevas barbacoas ofrecen un alto grado de movilidad. Los últimos modelos

diseñados son portátiles y de reducido tamaño, pudiendo guardarse en cualquier

espacio durante la temporada que no vaya a ser usada.

CÓMO PREPARAR LA BARBACOA

Independientemente de la barbacoa que tengamos, para la preparación de nuestra

carne, debemos proceder a extraerla del envase 30 minutos antes de ser cocinada,

momento en el que, si tenemos una barbacoa de carbón, podemos ir preparando

las brasas. Mucha gente opta por, antes de colocar el alimento en la rejilla,

restregar tocino sobre la superficie, soltando los jugos y dejando la parrilla bien

impregnada para que no se peguen los futuros chuletones que vayamos a calentar.

Además de la carne, plato estrella de toda barbacoa, los nuevos diseños permiten

cocinar verduras y frutas. En las de gas, la intensidad con que se caliente es

fácilmente medible, pudiendo ajustarla a cada comida. Asimismo, el pan se puede

tostar para untar patés o quesos con los que completar nuestra suculenta

selección.

Si vamos a proceder a mezclar, es conveniente dividir la rejilla en diferentes

partes, destinando un lateral a mariscos, como gambas o cigalas, otro a verduras y

por último, uno a carnes. Todas las barbacoas, ofrecen un tamaño suficiente como

para, al menos, poder preparar varios alimentos al mismo tiempo y así, reducir el

tiempo de espera hasta poder degustarlo.

Asimismo, cabe destacar que las nuevas barbacoas, ya sean de carbón o de gas,

suelen incluir una tapadera con la que mantener el calor, cocinar al vapor o

proteger durante el tiempo que no vaya a ser utilizada. Estas tapas, ofrecen

también seguridad, pudiendo apagar las brasas por sí mismas o evitar que el

viento expulse llamas y cenizas al suelo, pudiendo provocar un incendio.

BARBACOA ELÉCTRICA

Existe un tercer tipo de barbacoa, la denominada parrilla eléctrica. Como su

nombre indica, debe ir conectada a la corriente, con la cual se enciende y gradúa la

temperatura según nuestro criterio. Este tipo, es empleado en menor medida,

aunque entre sus ventajas también destacan su limpieza y comodidad

Igualmente, dispone de una gran seguridad frente a posibles descontroles de las

llamas, por lo que puede suponer una alternativa a la clásica barbacoa de carbón o

leña. Por otro lado, suelen ser portables, aunque dispongan de un movimiento

limitado al tener que ir enchufado a la corriente.