Codos de Chimenea 

Cuando vamos a llevar a cabo la instalación de una chimenea o de una estufa que funciona por leña, lo ideal es colocar el tubo recto, sin codos ni desviaciones, aunque algunos veces por motivos constructivos y que nada tienen que ver con nuestras preferencias, esto no es posible. Es entonces cuando nos planteamos recurrir al uso de los codos. En este momento nos asaltan varias dudas: dónde es mejor colocar los codos, y qué tipos de codos de puedo colocar.


Leer más...

Más sobre Codo chimenea

Principalmente existen dos tipos de codos:

  • Codos rizados: Este tipo de codos presentan unas medidas que van desde los 80 mm (esta medida se recomienda sobre todo para las estufas de pellets) hasta los 200 mm, que es la medida de la mayoría de los cassettes de leña.
  • Codos por sectores: Este tipo de codos son los que se utilizan para chimeneas de leña de mayor dimensión de boca y que necesitan mayor capacidad de evacuación.

Los codos rizados suelen ser algo más económicos con respecto a los codos de sectores, aunque el funcionamiento es el mismo, simplemente, que con el de sectores el espacio que ocupa el codo es mejor que en el caso del rizado, y en ciertas ocasiones nos puede venir bien, si estamos muy ajustados en la instalación de la chimenea o estufa de leña.
En cuando a la curvatura de los codos, los más habituales son los de 45º, aunque existen de 30º y de 60º también según necesitemos.

Respecto a lo que hemos planteado antes sobre planteado antes, es decir la de cómo colocarlos y dónde colocarlos, es necesario decir que lo conveniente es evitar tener ángulos de 90º y poner tubos en horizontal por lo que cuando se colocan dos codos de 45º el juego se suele hacer formando una "S" uno que desvía 45 y el otro que colocado endereza poniendo el tubo en vertical para salir recto al tejado. Los codos rizados suelen ser algo más económicos con respecto a los codos de sectores, aunque el funcionamiento es el mismo, simplemente, que con el de sectores el espacio que ocupa el codo es mejor que en el caso del rizado, y en ciertas ocasiones nos puede venir bien, si estamos muy ajustados en la instalación de la chimenea o estufa de leña.