Conos Para Advertir Peligro 

Los conos son un tipo de balizas para señalización y juegan un papel determinante para la seguridad en las vías de circulación. Gracias a ellos, las obras en las carreteras quedan bien señaladas. Si esto no fuese así, podrían generarse problemas tales como pérdidas de ruta, embotellamientos, llegando incluso a producirse colisiones entre vehículos poniendo en peligro tanto a los conductores de la vía pública como a los operarios que están trabajando en la misma.


Leer más...

Filtros

Más sobre Conos

Este tipo de señales tiene la función de redirigir las rutas del tráfico de manera eficiente para garantizar que se mantiene la fluidez de coche, aunque también sirven para separar los carriles de un sentido de los del otro o para aumentar la visibilidad de las carreteras en determinados tramos peligrosos. Los conos que avisan de una obra o accidente deben de estar ubicados en las proximidades de lo que señalan, pero también lo suficientemente alejados como para que el conductor tenga tiempo de reacción. Si la carretera es de doble sentido, los conos deben estar a unos 15 metros de la zona señalada, mientras que si son dos carreteras divididas por un separador o un seto, deben situarse a 30 metros. En definitiva, siguen un planteamiento similar al de los triángulos para los coches). Sin embargo, para que una obra cumpla con las medidas de seguridad hace falta más material de señalización y de protección que los conos. Todos los trabajadores deben llevar puesto un casco de seguridad, calzado de protección y chalecos de alta visibilidad que, con sus colores flúor tan llamativos, junto con las bandas horizontales que llevan, hacen que la luz de los faros de los vehículos se refleje y puedan ser reconocidos por los conductores, quienes deberán aminorar la velocidad o tener especial cuidado con ellos.