Escaleras Multiusos 

En nuestro día a día se nos presentarán situaciones en las que con mucha probabilidad nos serán necesarios unos centímetros o metros de más para poder llevar a cabo un trabajo, coger un objeto que no alcanzamos, etcétera. 

Leer más...

Más sobre Multiusos

Es en estas situaciones cuando es fundamental disponer de un accesorio práctico y, sobre todo, seguro: una escalera. Gracias a sus peldaños podremos subir a la altura que nos resulte la adecuada sin miedo a caer. No obstante, no todas las escaleras son iguales. Estas varían según su forma y el material en el que están construidas. Podemos hablar de unas escaleras que son fijas, extensibles, de tijera (o en forma de A), de apoyar y de pintor.

Dentro del tipo de las escaleras extensibles podemos diferenciar dos subclases: por un lado las escaleras telescópicas y, por el otro, las multiusos. Estas diferencias se basan en el sistema que hace posible la extensión de la escalera, especialmente por secciones, es decir, podes extender la totalidad o una parte y darle una posición concreta. Este tipo de escaleras multiusos pueden ser empleadas de diferentes maneras, como por ejemplo en forma de tijera (el funcionamiento de la bisagra puede ser tanto manual como con deslizamiento automático), colocadas contra una superficie vertical (en este caso, las secciones se deslizan una dentro de la otra, como ocurren en las cañas de pescar), etcétera. .

Las escaleras extensibles tienen la ventaja de ser compactas cuando están cerradas y muy altas cuando están abiertas. La desventaja de ellas está en el peso, puesto que este aumenta proporcionalmente en base a la longitud de las secciones, al número de los tramos y al material con el que se realizan. Por todo lo anteriores, las escaleras multiusos son más incómodas de transportar de un lugar a otro.