Soldadores Eléctricos Nivel

>

Nivel es una de las marcas más innovadoras que hay en el mercado de electrodomésticos en la actualidad. Eficiencia y buen desempeño son dos de sus características más singulares, pero es definitivamente la configuración sencilla y su ductilidad lo que llama más la atención de los usuarios.

Reparar piezas de metal grandes quieren de soldadura por arco, pero para realizar trabajos pequeños del tipo doméstico, una soldadura eléctrica te ayudará sobremanera. Estas herramientas son pequeñas, compactas y prácticas a la hora de cargarlas y transportarlas. Todo lo que necesitas para activarlas es contar con una tomacorriente cerca de tu ubicación y listo, además consumen muy poca energía.

Los modelos de soldaduras eléctricas que ponemos a tu disposición son económicos y duraderos. Alcanzan además altas temperaturas de calor en poco tiempo. ¡Trabajo rápido y limpio en un santiamén!

Leer más...

Soldadores Eléctricos Nivel para profesionales y particulares

Con un rango de temperatura que va de 200 a 400 C°, se trata de uno de los equipos de uso doméstico o particular más útiles que hay. Solo debes aplicar calor momentáneamente sobre la superficie que quieres reparar y en unos pocos segundos estará todo listo.

Aunque se trata de un aparato con una vida útil de varios años, este está diseñado para tener un uso ocasional  (recordar eso te ayudará a sacarle el máximo provecho posible). También son conocidos por el nombre de cautín, cincel, o lápiz eléctrico, a pesar de esto en esencia todos estos nombres se refieren a la misma máquina.

A diferencia de otros tipos de aparatos, la soldadura de la que te hablamos hoy transforma la corriente en energía calorífica y con ella es que logra fusionar diferentes materiales. La mayoría de los soldadores que ponemos a tu disposición son modelos con punta de bronce y cables de hasta 143 cms de largo, lo que da una mayor precisión al aparato y facilita que sea usado en cualquier parte.

El soldador de lápiz puede llegar a funcionar con una cantidad de energía de tan solo 60 vatios. En lo que respecta a su peso, estos modelos son sumamente ligeros, reúnen una masa de apenas 0,90 g, por lo que son excelentes equipos transportables.

Existen dos vertientes distintas de estos aparatos, cada una sirven para resolver operaciones de soldado distintas. Todo lo que tienes que hacer es elegir el equipo que se ajuste mejor a las necesidades del trabajo que tienes que realizar.

El primer tipo es el soldador de resistencia. Estos equipos con forma de lápiz tienen una punta de cobre que acumula calor gracias a una resistencia eléctrica. Su cualidad acumulativa hace que el calor almacenado en la punta se mantenga de manera constante. Es posible conseguir aparatos de esta categoría con otras formas, como el modelo martillo o el modelo varilla.

El soldador instantáneo es el segundo tipo disponible. Estos tienen forma de pistola y se calientan apretando un botón. Luego de la forma, la característica más particular de estos equipos es que pueden reunir la cantidad de calor necesaria para soldar en muy poco tiempo y de igual forma la pueden despachar rápidamente -solo tienes que dejar de presionar el botón de trabajo.

Es importante que al momento de trabajar con un soldador nunca dejes de usar la indumentaria adecuada. Quizá la dimensión de estos aparatos sea reducida, debido a que están desarrollados para cumplir con operaciones puntuales y precisas, pero de todos modos deberás proteger tus ojos con gafas de protección y tus manos con guantes gruesos.

Tenemos varios modelos esperando por ti, solo explora un poco en nuestro catálogo web y encontrarás lo que buscas.