Jarras de Barro Para Cocinar 

Las jarras son recipientes que sirven tanto para conservar los líquidos, fundamentalmente las bebidas, como para servirlos con mayor precisión sin que se derramen y de una forma más elegante.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Jarra Barro

Las jarras pueden estar hechas de varios tipos de materiales: aluminio, plástico, barro, etcétera. El barro es uno de los más recomendables porque, además de tener una tradición de siglos a sus espaldas, es un material que es capaz de refrigerar el contenido de la jarra sin necesidad de electricidad, hielo u otras cosas. Su funcionamiento es sencillo: el agua se filtra por los poros de la arcilla y en contacto con el ambiente exterior se evapora, produciendo un enfriamiento. La clave del enfriamiento está en la evaporación del agua. Estudios científicos dicen que los recipientes de barro son la mejor superficie para almacenar tanto alimentos como líquidos. Las jarras de barro no solo enfrían el agua hacia abajo, sino que también proporcionan la curación con los elementos de la tierra.

 
 

La clave de estas propiedades tan positivas de este tipo de jarras radica en el material del que están compuestas: la arcilla. La arcilla es porosa. Del mismo modo, una jarra de barro también es porosa. Al almacenar el agua en ella, tiene lugar un proceso de evaporación parcial que culminará con la refrigeración del líquido que contenga la jarra de barro. Además, otras ventajas de estas jarras es que el barro es capaz de actuar como un gran filtro para el agua, como lo es a nivel de suelo también, de manera que la purificará y hará que estemos tomando agua más pura y saludable. De esta manera el agua, aunque también es aplicable a otros líquidos, presentará un sabor mejor y, además, perderá gracias a la porosidad de este material, las partes químicas más volátiles que se le agregan a las aguas de ciudad.