Cazos Esmaltados de Uso Doméstico 

Para lograr tener una cocina totalmente completa es necesario que contemos con todos los elementos imprescindibles

Leer más...

Filtros

Cazos Esmaltados para profesionales y particulares

Entre ellos se encuentra todo tipo de menaje de cocina, pero en especial, las piezas de la batería de cocina: cacerolas, cazos, etcétera. Antes de comprar una batería de cocina para nuestra casa es necesario que conozcamos las características que puede ofrecernos cada material para que elijamos aquellos que más se adapten a lo que necesitamos. Dentro de la gama de los cazos, podemos hablar de varios tipos diferentes que se clasifican, por lo general, atendiendo al material del que están hechos.

Optar por cazos esmaltados puede ser un gran acierto. Este tipo de cazos están fabricados a partir de hierro fundido o con acero, lo que ocurre posteriormente es que se recubren con esmalte de porcelana que permite darles una superficie lisa, que resulte antiadherente y que, además, supone un extra de estética para nuestra batería de cocina. La cubierta de porcelana está hecha de arcilla natural horneada y esmaltada para hacerlas resistentes y durables.

Los cazos esmaltados poseen una característica fundamental y de vital importancia a la hora de cocinar y es que son antiadherentes y durables. Además, como otros materiales con los que se fabrican cazos, permiten una distribución del calor de manera uniforme; así, todos los alimentos que componen la receta se cocinan de forma pareja y el sabor no se ve contaminado. No obstante, también se deben conocer las limitaciones de este material, especialmente para garantizar que sabremos cómo cuidarlas para que nos duren más años. Los cazos esmaltados tienen una gran desventaja: son más pesados que el resto de tipos de cacerolas. Además, es un material con el que hay que tener mucho cuidado, ya que estas cacerolas son propensas a rayones y astillas, lo que puede reducir su funcionamiento y su atractivo.