Siliconas 

La silicona es un producto muy utilizado en las tareas de bricolaje para fijar y sellar juntas, puesto que hace posible aislar nuestra casa de las corrientes de aire, impermeabilizar juntas y sellar cualquier trabajo. Generalmente, los productos de silicona traen un aplicador incorporado que suele tener forma de cono con el fin de facilitar su aplicación.


Leer más...

Siliconas para profesionales y particulares

Podemos dividir las diferentes clases de siliconas en dos grupos: aquellas que sirven para interior y las mixtas, es decir, aquellas que están pensadas tanto para utilizarse en interior como para el exterior. Sin embargo, este no es el único criterio para clasificarlas. Con frecuencia, encontraremos que la opción más usada a la hora de escoger la silicona que necesitamos es fijarse en el material sobre el que se va a trabajar y así seleccionar el tipo que más se adapte a él.


De este modo, podemos hablar de los siguientes tipos de siliconas:

  • Para baños y cocinas: Este tipo se usa para sellar juntas en bañeras, inodoros, mamparas, pero también encimeras y fregaderos. Esta silicona presenta propiedades como que es resistente al moho, repele la grasa y tiene una adherencia óptima. En cuanto al color, no amarillea pero no es apta para ser pintada.

  • Para madera: Se emplea para el sellado de juntas entre piezas de madera, como suelos, juntas o rodapiés. Su uso se limita a interiores. Este tipo sí admite ser pintado, incluso barnizado.

  • Multiusos (para madera, cristal, metal, PVC y otros materiales): Esta silicona es muy elástica y resistente a la dilatación. Su contratiempo es que no puede pintarse.

  • Para materiales de construcción como la piedra, el ladrillo o el cemento: cumplen la labor de rellenar grietas, sellar juntar o impermeabilizar.Este tipo puede usarse tanto en interiores como en exteriores gracias a las propiedades de su silicona, que posibilitan que resista a la intemperie.