Anclajes Metálicos de Gran Sujección 

Los anclajes metálicos son piezas de metal hechas a partir de una barra redonda que cuenta con un mecanismo de rosca en uno de sus extremo o en ambos. Esto dependerá de si el extremo es curvado o es recto. Los anclajes están fabricados normalmente de acero de bajo y medio carbono y carecen de recubrimientos galvanizados en frío. En cambio, cuando los anclajes están pensados para soportar mayores exigencias, se fabrican con aceros aleados para hacerlos más resistentes.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Anclajes metálicos

Por otro lado, la misión principal de los anclajes es la de reforzar y sostener suelos y masas rocosas que están parcialmente sueltas o fracturadas. Estas masas inestables pueden estabilizarse por medio de anclajes, generándose así un incremento de las tensiones normales. Se logra, de este modo, un aumento en la resistencia al esfuerzo cortante de dicha superficie. A la hora de la obtención de la calidad requerida en la fabricación de los anclajes, hay que prestar atención a los procedimientos o Normas como ASTM, AISI, SAE,DIN, entre otras.


La vida útil de un anclaje metálico esta condicionada a los efectos de la corrosión. Un anclaje que no cuente con este tipo de protección puede tener una duración de pocos meses. Algunos de los principales factores que ayudan a contribuir con el proceso de corrosión, son los factores microbiológicos, la humedad del ambiente, la resistividad del suelo, el contenido de sales que este tenga o los valores de PH (los suelos con más de 4 de PH son considerados suelos altamente ácidos que pueden provocar picaduras en el anclaje metálico). En el caso de anclajes sometidos a esfuerzos bastante altos, puede aparecer corrosión bajo tensión, que aparece incluso si el anclaje se encuentra en un ambiente neutro. El problema se evidencia por la formación de zonas frágiles en el anclaje a lo que sigue una rotura repentina.