Grapadoras y Clavadoras Mito 

Es muy probable que todos hayamos pasado por labores de carpintería, decoración o tapicería en nuestro piso. Quizá decidiste contratar a alguien con experiencia o, por el contrario, decidiste hacer el trabajo tú mismo. Sea como sea, probablemente hayas conocido en el proceso a una herramienta que se ha encargado de facilitarnos la vida desde su creación, la clavadora.

La pistola de clavos es una herramienta simple, económica y sumamente funcional. Es ideal para emprender cualquier clase de proyecto, desde las tareas de decoración o bricolaje más sencillas, hasta los trabajos de gran envergadura, como la construcción de una vivienda.

La clavadora, como su nombre indica, se encarga de disparar los clavos o las grapas en el lugar que desees. La máquina tiene la fuerza necesaria para atravesar diversos materiales con tan solo una ligera presión de tu dedo.

Leer más...

Grapadoras y Clavadoras Mito para profesionales y particulares

Como todas las herramientas, la clavadora busca disminuir el esfuerzo y el tiempo que debes emplear para una tarea. Desde su creación en los años 40 no se han dejado de crear modelos cada vez más eficaces y sencillos de usar. Por eso, encontrarás en el mercado multitud de clavadoras distintas. A continuación, te presentaremos algunos de ellas.

Las grapadoras se pueden clasificar según su fuente de energía y según la tarea que realicen. En el primer caso, puedes encontrar modelos neumáticos, accionados con gas, eléctricos con cable, eléctricos sin cable y accionados con pólvora. Esta última es la menos común en las casas, ya que tienen mucho poder y se recomiendan, sobretodo, para los trabajos de construcción en seco.

Según lo que desees hacer puedes elegir entre varios tipos de clavadoras. En primer lugar está  la clavadora para montaje de estructuras, con ellas puedes realizar trabajos que requieran el armado de encofrado, es decir, las estructuras de base. También puedes comprar clavadoras para montaje de techos, ideales para sujetar tejas o membranas impermeabilizantes.

Otra opción son las pistolas para clavos pequeños sin cabeza, este modelo se utiliza en trabajos un poco más delicados, como las artesanías o la tapicería de piezas de muebles. La pistola para clavos pequeños con cabeza, por su parte, es utilizada para trabajos finos de construcción, como ocurre con la creación de gabinetes y marcos de espejos o cuadros.

Las pistolas clavadoras para acabados se utilizan conseguir terminaciones perfectas. Suelen usarse en instalaciones de molduras en puertas, zócalos, paneles o ventanas. Además de estas, también puedes conseguir en el mercado pistolas clavadoras para piso, como su nombre lo indica, se emplean en la instalación de pisos de madera, sobretodo el parqué.

Las últimas dos opciones son las pistolas grapadoras, utilizadas para sujetar telas o mallas; y las pistolas combo clavadoras-grapadoras, empleadas tanto en tareas delicadas, grapado de piezas delgadas, como en trabajos de revestimiento.

La marca Mito te ofrece varios equipos de grapadoras y clavadoras que te pueden interesar. Podrás encontrar modelos de plástico y de metal, todos de primera calidad y con una gran resistencia. Los productos Mito también te ofrecen excelentes precios y facilidades de compra.

Por las grapas o los clavos, no te preocupes. Según el modelo que elijas podrás utilizar grapas de alambre fino, de alambre plano, de cable, de doble punta o clavos y tachuelas. Asegúrate de saber qué trabajo realizarás con la herramienta antes de compararla. Ten en cuenta que de su uso dependerá la elección del equipo y de las grapas o clavos.

Con nosotros podrás encontrar la asesoría que necesitas para tomar la decisión adecuada y conseguir los equipos de primera calidad que mereces. Contáctanos y realiza el cambio que deseas con mucha facilidad y seguridad.