Cerillas de Encendido Para Chimeneas 

Las cerillas son una de esas cosas que llevan toda la vida con nosotros. Sin embargo, dependiendo de los lugares, recibe un nombre u otro. Algunos de los más famosos son cerillas, fósforo o mixto

Leer más...

Fabricante
Precio
Filtros

Más sobre Cerillas

La cerilla consistente en una varilla de material combustible que tiene un extremo, que recibe el nombre de cabeza. Dicho extremo presenta un recubrimiento de una sustancia tal que, al frotar la cabeza contra una superficie rugosa adecuada, el calor producido por el frote provoca que se prenda la cerilla y se encienda.

 

Según su composición podemos diferenciar varios tipos de cerillas; fundamentalmente tres: las cerillas esteáricas, las de papel y las de madera. De la misma manera, dependiendo de sus cabezas o extremos podemos diferenciar otras dos variedades: las cerillas integrales y las cerillas llamadas “de seguridad”. Las primeras son las más tradicionales, aquellas que se encienden por fricción contra cualquier superficie rugosa. Contienen un compuesto de fósforo en la cabeza, de ahí su nombre. En cambio, las cerillas de seguridad solo se encienden si son frotadas contra su propio rascador, que es donde en realidad se encuentra el fósforo. Este tipo de fósforos busca evitar de este modo el peligro de que se prendan accidentalmente al tener lugar un frotamiento entre las cabezas de los fósforos dentro de su caja.

 

Un extremo de la cerilla es la cabeza y el otro, por donde se sujeta, se llama vástago que permite su manejo. Lo más frecuente es que sea una especie de palo de madera. De hecho, algunas cerillas están fabricadas con un soporte cuyo largo duplica el largo de un fósforo normal. Este tipo son ideales para encender fuegos que requieren cierto tiempo para empezar a arder convenientemente (chimeneas-hogar, barbacoas...).