Conteras 

Una contera es una funda de plástico u otro material que se coloca en el extremo de las patas de los muebles con un doble objetivo: impedir que las patas dañen el suelo y dificultar que los muebles resbalen. De igual modo, estas piezas pueden colocarse en el extremo de un bastón o paraguas, con los mismos objetivos: evitar dañar el suelo sobre el que se apoya y contener posibles resbalones de la persona que utiliza el apoyo.

Leer más...

Conteras para profesionales y particulares

Es fundamental colocar  esta protección en las patas de nuestros muebles, especialmente  si el suelo del hogar es de un material delicado, como la madera: el mobiliario que no se desplaza, como los muebles de televisión, armarios o mesas, puede dejar con el tiempo marcas en el parquet, mientras que sillones, sillas y mesitas auxiliares, que están en continuo movimiento, puede generar arañazos que afean el aspecto de la tarima.

Si en el domicilio reside alguna persona  que utilice bastón o muletas, debemos tener en cuenta sustituir periódicamente las conteras de ambos instrumentos, que se van desgastando con el uso, dejando a la vista el extremo del apoyo, lo que puede estropear el suelo, a la vez que compromete la seguridad de la persona que lo utiliza, que puede resbalar.

Finalmente, las escaleras domésticas deben contar con conteras apropiadas a su tamaño y al peso que soportan, por una parte para evitar que el metal del que están construidas dañe el solado del domicilio, y por otra, y más importante, para que quede correctamente sujeta en el suelo, evitando desplazamientos por resbalones, que pongan en peligro a la persona que se encuentra  subida a ella.