Bombas de Engrase 

Las bombas de engrase, también llamadas bombas de lubricación, tienen como misión suministrar lubricante para reducir el rozamiento entre dos elementos móviles en contacto, reduciendo así el desgaste de estas. El lubricante va desde el depósito hasta el sistema de tuberías, lo que permite una aplicación eficaz, precisa y bastante limpia. No obstante, es necesario estar seguros de que la presión manométrica es lo suficientemente alta como para compensar las pérdidas de presión en los conductos, componentes como válvulas, válvulas o distribuidores) y puntos de fricción.

Leer más...

Filtros

Más sobre Bombas engrase

Existen diferentes tipos de bombas de engrase. Estos se organizan con base en determinados criterios. Algunos de los más importantes son los siguientes:

El tipo de accionamiento también es un factor a tener en cuenta. Las más usadas son las manuales, las neumáticas y las mecánicas, pero existen otras específicas para otros trabajos como las hidráulicas o las eléctricas.


En cuanto a los posibles diseños de las bombas de engrase, se podría hablar fundamentalmente de tres: las unidades de bombeo que carecen de depósito; las unidades completas (es decir, con depósito incorporado) y las unidades compactas que pueden ser tanto con depósito como sin él. El tamaño de los depósitos es variable y comprende desde los más pequeños, de un kilogramo de peso, hasta otros muchos más grandes capaces de superar la decena de kilos. Según la tarea que necesitemos realizar, optaremos por uno u otro. No obstante, una apuesta segura es cualquier depósito de capacidad media, es decir, entre 5 y 7 litros.

Sobre las sustancias que actúan como lubricantes dentro de la bomba de engrase, se encuentran generalmente tres: el aceite, la grasa y la grasa fluida. Cada uno de ellos tiene unas aplicaciones especiales y unos materiales sobre los que actuar. Siempre es conveniente informarse antes sobre las propiedades de cada lubricante.

El último factor a tener en cuenta es el consumo de la bomba, es decir, la cantidad de lubricante que requiere. Suele venir expresada en cm3 por carrera de suministro.