Protección Para Instalación Eléctrica 

Antes de empezar a hacer alguna labor de bricolaje, es necesario preparar y reunir todo lo necesario que nos ayude a trabajar cómodos y, ante todo, seguros. Da igual si se trata de una reforma, de un cambio de un elemento por otro o de una pequeña reparación, debemos utilizar todos los elementos necesarios para garantizar nuestra protección y reducir de este modo todos los posibles riesgos laborales que acarrean estas tareas.


Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Protección

Empezando por los pies, es necesario disponer de calzado con suela antideslizante y, según la ocasión, con un refuerzo de acero en la puntera para proteger los dedos de los posibles caídas de algunos objetos o de que estos queden clavados. Según las tareas sean más especializadas, existe calzado especializado para electricistas, para soldadura, botas de agua, etcétera, todo dependerá de la tarea a desempeñar. También, para aquellos trabajos de suelo, conviene el uso de rodilleras para que no sufran estos huesos.

Para el cuerpo, siempre es recomendable el uso de ropa cómoda, con pierna y manga larga para mantener el mayor porcentaje de piel cubierta para prevenir daños. Además, todas las prendas deben quedar lo más ceñidas posibles y nunca tener partes sueltas como bufandas o flecos debido a que estas puedan quedar enganchadas en las máquinas y causar daños al usuario. En MÁS FERRETERÍA disponemos también de ropa laboral y accesorios, como batas, mascarillas, etcétera. Para los trabajos de altura, es obligatorio el uso de dispositivos de anclaje y arneses que protejan ante las caídas.

Para nuestras más valiosas herramientas, las manos,, muchas veces se hace indispensable el uso de guantes tanto reutilizables de fibras textiles (para trabajos de bricolaje), como desechables, tanto de látex (medicina) como de vinilo (joyería). Existen otros guantes más específicos para trabajos mecánicos, de automoción, fontanería, etc.

Tampoco podemos descuidar la protección de la cabeza (cascos y gorros para trabajo en exteriores), la de los oídos (tapones y auriculares) ni la de la vista (gafas protectoras).