Sacabocados de Tubo 

>

Entre los sacabocados que hay en el mercado vemos los de herida, para ser usados sobre chapa o acero; los de revólver, sobre cuero, plásticos y otros materiales afines; los sacabocados con puente, para labores de fontanería y plomería, y los eyectores, para su uso en labores de jardinería.  

Leer más...

Sacabocados para profesionales y particulares

Los sacabocados son herramientas también muy antiguas, que se usan para abrir agujeros en superficies delgadas o no demasiado duras, entre las que destacan el cuero, el plástico, la chapa y el acero de bajo espesor.

Son necesarias, por ejemplo, en el ensamblaje de aires acondicionados y otros electrodomésticos o muebles por cuyo interior deben pasar tubos o cañerías. Bien sea a nivel profesional industrial, a nivel aficionado o en reparaciones domésticas, los sacabocados garantizan el acabado final de cualquier pieza que involucre huecos u orificios de diversos diámetros.

El sacabocados más popular y conocido del mercado es el llamado sacabocados revólver o de pinza. En apariencia, de hecho, es muy similar a esta herramienta, con la diferencia de que sus bocas terminan, una en una rosca, la cual posee diversos diámetros de perforación, y la otra a manera de almohadilla o base para hacer presión contra la primera. Este tipo de sacabocados es muy popular en tareas de bricolaje o manualidades.

Otro tipo de sacabocados, para tareas de fontanería y plomería, es el de herida, el cual es un cilindro cuyo diámetro varía de acuerdo al hueco o bocado a cortar. Este tipo de sacabocados funciona por impacto, como los cinceles, y debe ser “accionado” por medio de otra herramienta, como un martillo o mazo, con el que se golpea su parte trasera. En su boca principal, algunos poseen un adaptador para colocar diversos tamaños de diámetro. El sacabocados de puente, es otra variación del de herida, puesto que funciona de igual forma, pero por su diseño le permite abrir orificios de mayor diámetro.