Grupo de Soldar Inverter Stayer

>

Stayer ha demostrado desde los años 70’s su capacidad para el desarrollo de herramientas para el sector industrial. La soldaduras de arco Stayer son más resistente y solo requieren de electricidad. La energía calienta el electrodo ubicado en la punta de la máquina, luego el usuario debe proceder a fundir sobre la superficie de interés.

La posibilidad de obtener acabados más precisos es una de las características más notorias de esta marca.

El arco eléctrico es una herramienta que sirve para crear uniones resistentes sobre piezas de metal. Los más potentes ocupan amperajes que oscilan entre los 600 y 400 y se emplean para labores industriales, los que tiene la mitad de esta potencia se utilizan para trabajos de índole doméstica.  Para más información continúa leyendo.

Leer más...

Grupo de Soldar Inverter Stayer para profesionales y particulares

Las soldaduras de arco se logran gracias al calor producido en altas temperaturas. Con este es que se puede fusiona el material de una misma superficie o dos superficies diferentes (hechas con dos o más tipos de metales distintos). El proceso se logra gracias a la presencia del electrodo o barra de metal ionizado que reacciona a la corriente, derriéntose.

Este metal líquido incandescente se aplica sobre la superficie de metal que se piensa unir. Al final, luego de que la mezcla se enfría y se endurece, la junta resultante tiene las propiedades mecánicas y físicas de los dos materiales base que se usaron durante el proceso de fundición.

Los electrodos están compuestos de dos partes: el núcleo o ‘alma’, que corresponde al interior de la varilla y el recubrimiento. Por lo general el núcleo está hechos de hierro o aluminio, o variantes de los anteriores mezcladas con diversas aleaciones.

Los recubrimientos para electrodos de soldadura por arco se clasifican en dos categorías: los estructurales y los de baja densidad. Los estructurales pueden estar hechos de óxido de calcio o materiales orgánicos e incluso celulósicos (este revestimiento se usa mucho en construcción o para arreglar tuberías). Los de baja densidad están hechos a base de oxidantes o iones neutros.

El revestimiento añade aleantes durante el proceso a la soldadura y además evita que el metal fusionado se quiebre o sufra daño significativos en su estructura. Aporta además una mayor cantidad de ionización al aire, con lo que la soldada se fortalece.

Es posible trabajar directamente con calor sin necesidad de un electrodo. En este caso la superficie que se piensa soldar se derrite sobre sí misma para dar paso a la nueva junta; se trata de un procedimiento habitual en construcción, empleado más que todo para reparar piezas pequeñas o medianas de otras máquinas.

Al adquirir este equipo tendrás la posibilidad de ejecutar además soldaduras TIG. Se trata de un tipo de soldadura en el que el revestimiento del electrodo está hecho con tungsteno. La ventaja de esto es que se obtienen cordones más duraderos, con mejor ductilidad y una resistencia a la corrosión y al óxido superior.

La mayoría de aparato de esta línea tienen integrados entre sus modalidades de uso la función hot-start, para mantener el arco a altas temperaturas desde el mismo momento del arranque y arc force, que ayuda a mantener la tensión del arco. Ambas aplicaciones te ayudarán a llevar a cabo la tarea de soldar con mayor precisión.

Al momento de emplear una soldadura de arco nunca olvides contar con la indumentaria apropiada para la ocasión. Asegúrate de tener gafas de protección, casco, guantes para las manos y polainas gruesas para resguarda la zona de las piernas. El proceso para obtener la soldadura ideal es sencillo, solo revisa los modelos que te ofrecemos hoy aquí.