Reguladores de Luz de Uso Doméstico 

Muchas veces necesitamos tener un nivel de luz que se adapte a lo que estamos haciendo y a las diferentes necesidades necesidades y ambientes, por ejemplo, si estamos trabajando en la mesa del salón necesitaremos una luz potente que no nos obligue a forzar la vista, en cambio, si lo que buscamos es relajarnos en el sofá tras un duro día de trabajo, conviene más una luz tenue que nos de paz y tranquilidad. De este modo, tener la posibilidad de regular la intensidad de la luz de nuestros hogares en las diferentes habitaciones es una opción muy práctica y funcional.

Leer más...

Fabricante
Precio
Filtros

Más sobre Reguladores de Luz

Además de cómodo, es ecológico, ya que nos ayuda a ahorrar luz y a conservar mejor el planeta, por lo que es un recurso que tener aún más en cuenta. Instalar un regulador de luz permite ahorrar algo de energía y por tanto, ahorrar en tu factura de la luz. De esta manera, aprovecharemos al máximo la luz natural y cuando esta sea insuficiente, acudiremos a la artificial.

Existen varios tipos de reguladores de luz, dependiendo de a qué luces queremos que este afecte y del tipo de estas. Las funciones principales son las siguientes dos:

  • Regular la luz principal de una habitación. Para ello, el regulador debe ubicarse en la llave de luz principal. Los más recomendados para esta función son los mandos circulares, que giran hacia un lado u otro permitiendo una regulación manual cómoda y sencilla de la intensidad de la luz principal. Es una medida muy útil, por ejemplo, para las habitaciones de los más pequeños de la casa que a veces pueden tener miedo a la oscuridad. 

  • Cambiar la intensidad de luz de una lámpara de pie o de lectura. Para ello, el dispositivo regulador de luz debe colocarse en el cable de la lámpara entre la lámpara y el interruptor de la misma.