Alargadores de Cable Eléctrico 

En nuestro día a día empleamos varias decenas de aparatos eléctricos y, por suerte o por desgracia, la mayoría de ellos llevan cable, a pesar de que el mundo de las baterías está en constante subida. Como con todos los elementos relacionados con la electricidad, con los cables de estos dispositivos tecnológicos (televisiones, dvds, cargadores de móviles, torres de ordenador, batidoras, secadores, etcétera) debemos tener cuidado y garantizar su correcto uso en todo momento.


Leer más...

Fabricante
Precio
Filtros

Más sobre Alargadores

Uno de los inconvenientes más incómodos del uso de aparatos eléctricos es cuando entre la posición perfecta para el dispositivo y el enchufe hay más espacio que cable. Para evitar estas situaciones, conviene medir siempre la distancia que hay del enchufe al espacio donde colocaremos el aparato y compararlo con la extensión del cable, pues, de lo contrario, tendremos que rehacer la organización o bien, podemos recurrir a un alargador. Un alargadores es una porción de cable eléctrico flexible, con un enchufe en uno de sus extremos y una o varias tomas de corriente en el otro (normalmente del mismo tipo que el enchufe). El término se usa habitualmente para extensiones de cable eléctrico para uso doméstico, pero también es válido para referirse a otro tipo de extensiones de cable.


Los alargadores, además de suponer un truco para garantizar nuestra comodidad (no tener que rediseñar un mueble donde colocar el televisor y el sistema home cine, poder cargar nuestro teléfono mientras estamos tumbados en la cama, poder poner música en nuestro jardín en verano sin tener allí un equipo de sonido, etcétera) son un recurso que mejora también nuestra seguridad y la de nuestro hogar. Que los cables estén excesivamente tensos supone un peligro tanto para los habitantes de la casa, puesto que pueden tropezar y caer, pero también eléctrico, pues si se desconecta del enchufe con violencia, podrían saltar chispas que prendan lo que esté a su alrededor.