Cuerdas de Rafia 

 

En torno al sector de las cuerdas podemos hacer una división en dos tipos según las estructuras que hayan servido para formar las cuerdas. La trenzada es la más manejable y cómoda, mientras que la estructura cableada puede soportar mayores cantidades de peso.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Cuerda rafia

 Cabe matizar que para poder hacer frente a mayores pesos, siempre se necesita un mayor grosor. Del mismo modo, el diámetro y la estructura determinan la carga que pueden soportar. Sin embargo, otro factor muy determinante de las características de la cuerda será el material con el que estén fabricadas. Otra distinción necesario es aquella que separa las que se han construido con fibras naturales, como, por ejemplo, las cuerdas de algodón, de lana o de rafia, y, por el otro lado, las cuerdas que se han fabricado mediante la utilización de fibras sintéticas, como el plástico.

 

La cuerda rafia está hecha a partir de un material de su mismo nombre. La plata de la rafia es una especie de palma que se da en el África tropical. La rafia es una fibra natural, aunque también han salido réplicas sintéticas. La rafia se caracteriza por ser tenaz y gruesa; además, presenta unas grandes niveles de flexibilidad, lo cual siempre resulta de gran utilidad. De ahí que las cuerdas de rafia sean unas de las preferidas para el uso en la industria del cordado y también en la industrial textil.

 

Las cuerdas de rafia, si han sido bien tratadas, suelen presentar un aspecto lúcido, rígido, ligero y resistente, lo que hace que sea el tejido ideal para fabricar objetos como tapices, sacos, capelinas y otros objetos para la decoración del hogar.