Pies Para Parasoles 

Si ya tienes ese parasol soñado, que combina armoniosamente con los elementos de tu jardín, ático o terraza y estás encantado, pero no tienes un ...

Leer más...

Si ya tienes ese parasol soñado, que combina armoniosamente con los elementos de tu jardín, ático o terraza y estás encantado, pero no tienes un pie, tranquilo.

En MasFerretería tenemos la mejor selección de pies para que tu parasol no salga volando los días de mayores rachas de viento. 

Fabricantes y marcas de Pies


¿Qué debes tener en cuenta para escoger el pie perfecto que sujetará tu parasol? Cuando elijas el pie de tu parasol, considera cuál es el tipo de parasol que tienes, si es lateral o de mástil central.

¿Cómo elegir un pie para el parasol? 

Esta información es muy importante ya que te indicará que tipo de pie deberás comprar. Si tu parasol es lateral debes elegir un pie hecho en base a losetas para garantizar su estabilidad. Si tu parasol es de tubo o cruceta el acabado del parasol tiene que adaptarse a la forma de la base.

Tipos de pies

Ahora hablemos de los tipos de pie para parasoles:

  • Pie de parasol de acero inoxidable: son muy duraderos y resistentes a la corrosión, además son perfectos para una terraza, ático o jardín que se encuentren en un interior.
  • Pie de parasol de cemento: este tipo es muy fuerte, de gran peso, y resistencia, estos pies de parasol aguantan viento, lluvia y las inclemencias del tiempo sin ningún inconveniente.
  • Pie de parasol de cemento recubierto de madera: estos son especiales para climas extremos ya que aguantan todo: altas temperaturas, lluvias, humedad, cambios bruscos en el clima. Su superficie aceitosa ayuda a que tenga mucha mayor duración y aguante frente a los daños causados por el clima. 

En nuestro catálogo podrás encontrar el pie de parasol que más se ajuste a tus necesidades que quede perfecto con tu parasol soñado.

Recuerda mantenerlo limpio. Al momento de limpiarlo utiliza detergentes que no sean abrasivos, usa un paño suave para evitar ralladuras o deterioro de la superficie. Cuando no lo estés utilizando, guárdalo en un lugar seco, libre de polvo y humedad, así seguro que te durará muchos años.